sábado, 31 de julio de 2010

CAPRICHO #92: Caballa a la plancha

Ayer compré en la pescadería unas caballas espectaculares, para hacerlas hoy, porque en casa, los sábados toca pescado. Este capricho no puede ser más simple pero es que ¡por fín, en la dieta de mi hijo pequeño, hay espacio para algo más de pescado que no sean boquerones fritos!: caballa a la plancha.

Como eran de un tamaño bastante considerable, a la pescadera, que es amiga mía, no le costó trabajo quitarle la espina central, la pena es que esta vez no llevaban huevas, que están riquísimas.

Así que, hoy, en la plancha eléctrica, que es superpráctica, asé mis caballas, previamente salpimentadas, primero colocándolas con la piel abajo y despues dándoles la vuelta.
Cuando estuvieron hechas, las emplaté acompañadas de ensaladilla de pimientos asados y patatitas al micro (eso es tan fácil como colocar en un recipiente apto para el microondas unas patatas peladas, taparlas y dejarlas cocer unos 15 min. aprox., y se salsean con mayonesa a la hora de comer)
Para regar este rico plato, una estupenda botella bien fría de vino blanco joven Montespejo, caldo malagueño de tierras de Mollina (pero sólo los mayores).


CAPRICHO #91: Pisto de verduras con huevo frito


¡Nada, qué no hay a quien le apetezca comer con estos calores! Pero al cuerpo hay que darle energía, y ¿cómo? Pues con cosas naturales, de la tierra, y como dice Arguiñano, con fundamento, así que ayer hice este delicioso pisto de verduras con huevo frito.

Realmente es muy fácil de hacer, sólo tenemos que cortar 1 cebolla en juliana, 2 ó 3 pimientos verdes en aros y 2 berenjenas y 2 calabacines en dados gordotes, con la piel y todo, pero bien enjuagados.

Empezamos sofriendo la cebolla, y vamos añadiendo el pimiento, la berenjena y el calabacín. Salpimentamos y dejamos pochar. Cuando esté listo le añadimos una lata grande de tomate natural triturado, rectificamos de sal y además le añadimos 2 cucharadas de azúcar para matar la acidez del tomate. Dejamos cocer más o menos una hora, a fuego medio, y le vamos dando vueltas. En el momento de servir lo acompañamos con huevos fritos, ¡y a mojar pan!

viernes, 30 de julio de 2010

CAPRICHO #90: Pastel de pudín


¿Qué se puede hacer con una barra de pan que te ha sobrado o una bolsa de bollería que ya no está tan tiernecita? Pues un pastel de pudín.

Es muy fácil, en un molde tipo plumcake, con caramelo líquido en el fondo, disponemos el pan o la bolleria cortados en láminas finitas, en capas, mientras precalentamos el horno a 180ºC. Con la batidora, batimos 1 litro de leche, 4 huevos y 6 cucharadas de azúcar. Añadimos toda esta batida al molde y dejamos que se empape bien el pan o la bolleria.

Después, introducimos un recipiente con agua y colocamos dentro el molde, haciendo el pudin al baño María durante unos 45 minutos aprox. El truco de pinchar con una aguja para ver si sale
seca es perfecto para saber si ya está cuajado.

Se saca y se desmolda cuando ya está frío. Yo esta vez lo he hecho con unos croissants que tenía y como me salió bonito, le dejé con la parte de abajo hacia arriba. Se sirve en lonchas, acompañado de helado con sabor ácido: yogur, limón, mandarina, porque el contraste de sabores es muy resultón.

lunes, 26 de julio de 2010

CAPRICHO #89: Melón con jamón


Siempre habíamos oído hablar de este plato pero ayer fue la primera vez que lo comimos: melón con jamón.

Estábamos de suerte, el melón que compramos estaba de dulce (esto de los melones y las sandías es como una lotería), así que, como teníamos jamón ibérico pues quisimos ver qué tal la combinación.

Esta rico el contraste, pero no sé, esperaba otra cosa, lo mismo es que hay que añadirle algo más, si alguien lo sabe, por favor, que me lo diga.

sábado, 24 de julio de 2010

CAPRICHO #88: coca de sardinas


Y aquí va otra de sardinas: coca de sardinas. Esta receta la tenía guardada de una revista desde hacía mucho tiempo y hoy me decidí a hacerla. La verdad que ha sido toda una sorpresa.

Sobre una placa de pasta quebrada (yo he comprado una que no sube), colocamos un sofrito de cebolla (en juliana), ajos fileteados, calabacines y tomates (en daditos), todo bien pochado.

Encima colocamos las sardinas abiertas, limpias de tripas y raspa, con la piel hacia arriba. Salpimentamos, añadimos un chorrito de aceite y metemos en el horno precalentado a 200ºC, durante 30 min.

Es un plato contundente, con mucho sabor, por lo que recomiendo hacerlo en porciones individuales, porque llena pronto.

CAPRICHO #87: moraga de sardinas


Se dice del aceite que es oro líquido, pues bien, a la sardina podría perfectamente llamársela oro del mar. Pescado azul, con alto contenido en omega 3, lo que disminuye el colesterol y los triglicéridos; previene la arterioesclerosis y la trombosis. Tiene vitaminas B, B12, B1, A,D y E. Su mejor época es el verano, y lo mejor, en Málaga, de sardinas sabemos un montón, ¿quién no se pirra por un espeto de sardinas? ¡Ah! Por cierto, se come con los dedos, y después se rechupetean los dedos, je, je...

En casa, como buenos malagueños nos encantan las sardinas, pero tenemos un PEQUEÑO problema: es imposible hacerlas asadas, ¿por qué? Primero, las intentamos hacer en el horno, sobre la placa, pero salen muy secas. Después, las hicimos sobre la plancha eléctrica, pero aparte del olor en toda la casa tres horas más tarde, tuve que limpiar la campana extractora, porque el olor se quedó impregnado en las placas, ¡y vaya trabajera! Así que, si queremos comer sardinas, nos vamos a la playa, donde tenemos un sinfin de chiringuitos donde te las ponen por delante diciéndote "cómeme".

Pero es que ayer había unas sardinas en la pescadería que no pude resistirme a comprar ya que tenía varias recetas que quería poner en práctica. Una de ellas es una receta que ya hacía mi madre y que está muy sabrosa, a la que nosotros llamamos moraga de sardinas.

Se hace así: sobre una cazuela amplia, se sofríe una cebolla cortada en juliana y dos o tres dientes de ajos fileteados. Después se agrega un pimiento verde cortado en aritos finos y se termina con dos o tres tomates maduros muy picaditos. Salpimentamos y añadimos también una cucharadita de azúcar para quitarle acidez al tomate.

Cuando el sofrito esta listo, colocamos encima las sardinas abiertas, sin tripas ni espinas y con la piel hacia arriba. Añadimos una buena cantidad de vino blanco, salpimentamos un poquitín y dejamos que cueza un ratito. El resultado, el que se ve en la fotografía, delicioso.

Se le puede dar un toque más de lujillo: añadirle durante la cocción unas gambas peladas y unas almejitas.

CAPRICHO #86: Almejas salteadas


Bueno, bueno, este plato no es de alta cocina pero es una auténtica delicia, más en estas fechas, y muy fácil de hacer; además es uno de los platos estrella de todos los chiringuitos de mi Málaga querida: almejas salteadas.

En una sartén con aceite caliente, incorporamos ajitos muy picados, las almejas (previamente han tenido que estar al menos 2 horas en agua con sal gorda para que suelten la tierra que puedan llevar), perejil fresco picado, una hoja de laurel y removemos para que se abran las almejas. Cuando esto ocurre, le añadimos el zumo de medio limón y un buen chorro de vino blanco, y dejamos cocer un poquito. Después, al plato y a comer,... sin olvidarnos del pan para mojar en la salsilla.

viernes, 23 de julio de 2010

CAPRICHO #85: rulitos de queso y bacon


Este caprichillo es tan fácil como coger unas obleas para empanadillas y colocarles en el centro un trozo de bacon y una lonchita de queso, después las enrrollamos y las freímos en abundante aceite caliente y nos salen unos estupendos rulitos de bacon y queso para tomar con una cervecita bien fresquita.

CAPRICHO #84: Showarma



Este plato está muy de moda: el showarma. Hay montones de sitios donde los sirven, de mejor o peor presencia. Yo, particularmente, soy un poco reacia a comerlos en cualquier sitio, visto lo visto, de hecho en casa tenemos un cachondeo a costa de esto. Pero hay que reconocer que está riquísimo y por suerte, en un establecimiento de congelados que tengo aquí cerquita los han traído ya congelados, de pollo o de ternera. Sólo hay que calentarlos en el micro o en la sartén con un poco de aceite. El precio, a primera vista me pareció caro, pero visto lo que cunde, es todo lo contrario. Con un 1/4 kg. preparé 4 bocadillos y aún así me sobró para hacer una ensalada, si me sale bonita, prometo que la publicaré.

Se puede servir al plato, acompañado de patatas fritas, en pan de pita o en rollo; yo tenía en casa unos molletes antequeranos y los aproveché, tostaditos. Así que pasé por la sartén la carne, que era de ternera. Sobre el pan coloqué lechuga muy cortadita, rodajas de tomate, cebolla frita, las tiras de carne y regué con salsa de yogur. ¡Y a comer!

Como no tenía salsa kebab ni de yogur hecha, la hice yo misma, casera: para ello utilicé 1 y 1/2 yogur blanco natural, un chorrito de aceite, sal, el zumo de medio limón, ajo picadito y albahaca. Batí todo muy bien y ¡ya está!

¡Fue un éxito, mis hijos se relamían de gusto!

CAPRICHO #83: Albóndigas en salsa de almendras



Este plato me lo enseñó a hacer mi madre y gusta tanto en invierno como en verano: albóndigas en salsa de almendras.


Para hacer las albóndigas utilizo 1 kg. de carne picada (me gusta mezclar vacuno y cerdo), sal, pimienta negra molida, perejil picado, ajo picado, nuez moscada molida, 1 huevo batido en 1/2 vaso de leche, un chorro de vino blanco y pan rallado.


Amaso todo muy bien, dejo reposar un poco y despues voy haciendo las bolitas, rebozándolas en harina. Las frío para después ponerlas a cocer en la salsa.


Para la salsa frío un puñado de almendras sin piel, 1 rebanada de pan y 1 cebolla muy picadita. Lo trituro con la batidora, agregándole un chorrito de vino blanco y agua. Pongo todo en una cacerola y hiervo con sal, azafrán y una pizca de pimentón ahumado. Incorporo las albóndigas fritas, agrego agua si es necesario y rectifico de sal. Dejo hervir hasta que espese la salsa.


Se puede servir acompañado de patatas fritas o arroz blanco cocido.

CAPRICHO #82: Ensalada de arroz


Y seguimos con el calor, así no hay quien tenga ganas de comer, sólo apetecen cosas fresquitas como esta ensalada de arroz.

Para empezar, en una cacerola con agua hirviendo, agrego 1 hoja de laurel, sal y arroz largo. Cuezo hasta que está listo (yo dejo que le quede un puntito duro al grano). Lo cuelo y enjuago.

En una fuente honda coloco el arroz y le agrego zanahoria cruda cortada en daditos muy chiquititos, maíz dulce, aceitunas negras deshuesadas en rodajitas, trocitos de pollo asado y pistachos pelados.

Lo aliño con una emulsión de aceite de oliva, vinagre de jerez, sal y un poco de cilantro.

Finalmente adorno con aceitunas negras y huevo duro en gajitos.

domingo, 18 de julio de 2010

CAPRICHO #81: Pimientos del piquillo rellenos de langostinos y puerros


Este plato tiene su guasa, porque le pasé la receta a una amiga para una cena con invitados y una de ellos me preguntó si era de alta cocina o algo así; las risas todavía resuenan porque el plato, aunque riquísimo, es fácil de hacer, los ingredientes están muy a mano pero el resultado es exquisito.

Lo suelo hacer mucho para Navidad, pero con bacalao. Como esta vez no tenía, usé langostinos cocidos. No son otra cosa que pimientos del piquillo rellenos de langostinos y puerros.

Para empezar, lavo y pico unos puerros (la cantidad depende de los pimientos que quiera rellenar). Los sofrío y cuando están listos les añado los langostinos cocidos picados (o bacalao desalado desmigado), remuevo un poco e incorporo un brik de nata y dejo que reduzca.

Cuando el sofrito está frío, relleno con él los pimientos y los voy colocando en una fuente. Cuando son de bacalao, suelo reservar algo de puerro y nata aparte para sofreírlo y hacer una salsita para rociar por encima. Esta vez, utilicé langostinos pelados para adornar; éstos se pueden comprar ya congelados o cocerlos una misma con agua, sal gorda, una hoja de laurel y granos de pimienta. Cuando el agua está hirviendo se vierten los langostinos hasta que cojan ese color anaranjado característico de que están ya cocidos, se escurren y se pasan por el chorro del agua bien fría para que la carne quede apretadita.
Se sirven calientes, lo bueno es que se pueden hacer con antelación y se calientan en el microondas cuando los vayamos a comer.

CAPRICHO #80: papas aliñás

Como seguimos con el calor, pues nada, que no apetece comer nada más que cosas fresquitas como estas papas alinás, un plato muy típico de Cádiz, y que quiero dedicárselo a Angie, que seguro que las hace más ricas que yo, pero éstas cayeron en el almuerzo.

Para empezar, puse a cocer en una cacerola con abundante agua, varias patatas medianas lavadas, con su piel (le hice un ligero corte longitudinal) y dos huevos. Cuando estuvieron cocidos los escurrí, les quité la piel a las patatas todavía tibias (el corte anterior me facilitó la tarea), pelé los huevos y puse todo a enfriar en la nevera.

En el momento de presentar, sobre una ensaladera coloqué las patatas y los huevos cortados en rodajas, cebolleta fresca picadita, aceitunas aliñadas a las que quité el hueso y el atún desmigado.

Aliñé con sal, perejil muy picadito y la emulsión del aceite y el vinagre. Sólo me quedó acompañarla con piquitos reventados para el que quiso añadirle pan.




CAPRICHO #79: Ajoblanco de altramuces

Hace unos días vi un programa de televisión en el que el cantante y actor Fran Perea hablaba sobre nuestra Málaga natal y todas las cosas buenas que tenemos. Entre todas me llamó la atención este riquísimo plato, que presentó desde el restaurante La Casa Roja, en C/Píndaro, 19, regentado por su tío, Samuel Perea: ajoblanco de altramuces.
En casa, este plato es imprescindible en verano como postre para la cena, siempre lo he hecho con almendras y me sorprendió lo de los altramuces, otro fruto muy típico que solemos comer como aperitivo, con una cervecita bien fresquita; así que, como el antojo fue tan fulminante me decidí a cocinarlo, busqué la receta y aquí está el resultado.
Os paso la receta para dos personas, aunque he de confesar que la mayoría de las veces, yo cocino a ojo, y no suelo fallar, será por los años de experiencia. No sé, pero el resultado fue divino.
Ingredientes:
  • 370 grs. de altramuces escurridos
  • 50 grs de miga de pan de pueblo
  • 1 ajo pequeño
  • 1 vaso de agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre de jerez
y para la guarnición:
  • manzana ácida Granny Smith y pimienta roja molida

Para la elaboración:

  • La noche antes, separar los altramuces de la salmuera en la que vienen y dejarlos en agua toda la noche (yo no lo hice, y así apenas tuve que agregar sal despues). Además les quité la piel de primera hora.
  • En el vaso de la batidora, mezclé los altramuces con el aceite y emulsioné, después añadí el diente pequeño de ajo, el agua, una cucharada de vinagre y una pizquilla de sal.
  • Agreé el pan y seguí batiendo, añadí más agua hasta que adquirió una consistencia espesita.
  • Cuando estuvo listo, a la nevera a enfriar.
  • En el momento de servir, como guarnición se corta la manzana con piel, en daditos, un chorrito de aceite y pimienta roja molida. Como no tenía ninguno de estos ingredientes, yo serví con jamón ibérico en tirillas y pimienta negra molida. ¡Fue sorprendente!

viernes, 16 de julio de 2010

CAPRICHO #78: Tomates rellenos


¡Uff, qué calor! Llevamos en Málaga unos diítas con sus correspondientes noches que no sabemos donde nos vamos a meter. Así no hay forma de comer en caliente, sólo se apetecen cosas fresquitas como estos tomates rellenos.

Son muy fáciles de preparar: se cogen unos tomates rojos, maduros pero duritos y se cortan por la mitad, se les saca la carne y se reserva, las semillas se desechan. En un recipiente se mezcla la carne, maíz, palitos de surimi, pimientos del piquillo, cebollita, huevo duro,... lo que se quiera, todo muy picadito y se le agrega mayonesa o salsa rosa. Se remueve bien y se rellenan los tomates. Despues se adornan, yo por ejemplo, lo he hecho con aceitunas negras. Despues, a la nevera para que estén fresquitos para la hora de comer.

domingo, 11 de julio de 2010

CAPRICHO #77: Pastel de atún


Quiero dedicar este plato a mi amiga Maite, que fue quién me dió la receta.Muy fácil y muy rápida, es un plato estupendo para presentar en una reunión de amigos: pastel de atún.

En el vaso de la batidora mezclo bien 3 latitas de atún con su aceite, 3 ó 4 pimientos del piquillo, 1 brick pequeño de nata, 3 huevos y una pizca de sal.

Vierto la mezcla en un recipiente apto para el microondas (si es tipo plumcake, mejor), e introduzco en éste durante 20 minutos a la máxima potencia.

Desmoldo cuando está ya frío y dejo enfriar en la nevera. Lo sirvo cortado en rodajas como el paté acompañado de mayonesa y minibiscottes para untar. En cierta forma, me recuerda al pastel de cabracho y está sabrosísimo.

CAPRICHO #76: Porra antequerana


¡Anda que no es conocida esta receta ni ná! Pero por si acaso hay por ahí algún despistadillo, os muestro como hago yo la porra antequerana.

En el vaso de la batidora trituro 3 ó 4 tomates muy maduros, un trozo de pimiento (rojo me gusta más) y un diente pequeño de ajo; agrego 1 cucharadita de sal, 7 cucharadas soperas de aceite de oliva y 1 de vinagre de Jerez. Bato muy bien. Después le añado pan del día anterior hasta que espese.

Lo sirvo en boles adornado con huevo picado y atún en aceite. Lo dejo en la nevera para que esté fresquito para la hora de comer.

(La porra, como el gazpacho, es un plato muy personal, la cantidad de los ingredientes depende del gusto de quien lo cocina y degusta, hay a quien le gusta fuerte de ajo o de vinagre, más espeso o menos,...de cualquier forma, es un plato fácil, barato y muy sano)

domingo, 4 de julio de 2010

CAPRICHO #75: Bizcocho de chocolate al micro

Y para terminar, algo dulce. Tengo el horno estropeado y, mientras espero que venga la pieza rota, encontré esta receta en el blog de Morenisa. Así que le quiero dedicar a ella este postre, porque no me imaginaba que saldría tan rico, mis hijos han alucinado: bizcocho de chocolate al micro.

La receta es sencilla, muy barata y sobre todo muy rápida:

En el recipiente que vamos a meter en el microondas ponemos 1 huevo, 3 cucharadas soperas de aceite de girasol, 2 de azúcar, 4 de leche y 2 cucharadas rasas de chocolate en polvo. Con un tenedor ligamos muy bien.

Incorporamos 4 cucharadas rasas de harina de trigo tamizada y 1 cucharadita de café de levadura. Seguimos batiendo hasta que no quede ningún grumo.

Colocamos en el microondas y lo calentamos a la máxima potencia durante 3 minutos (yo lo dejé 4), ¡y ya está!

No me lo podía creer, sobre los dos minutos, la masa empezó a subir y listo.

Lo desmoldé cuando estuvo frío y lo bañé con cobertura de chocolate y adorné con virutitas de colores.

Las medidas son como para dos personas, así que salió pequeñito pero tan esponjosito que no quedaron de él ni las migas.


CAPRICHO #74: San jacobitos de queso de cabra


Esta receta es de Karlos Arguiñano, de su libro "Pintxos y tapas", está riquísima y fue la excusa perfecta para que mi hijo mayor probase por primera vez el queso de cabra. Desde entonces, siempre me pregunta: "Mami, ¿cuándo vas a hacer san jacobitos de queso de cabra?"

Para empezar, cojo rebanadas de pan de molde y le quito los bordes, después con dos cortes transversales, de cada dos rebanadas, saco cuatro minisandwiches. Reservo.

En una sartén, doro un poco lonchas de bacon. Las saco y las corto del tamaño de los minisandwiches.

Cojo un rulo de queso de cabra y voy cortando rodajitas de medio centímetro aproximadamente.

Monto los san jacobitos: un trozo de pan, una loncha de bacon, la rodajita de queso, otra lonchita de bacon y, por último, cierro con otro trozo de pan.

Cuando tengo montados todos los san jacobitos, los paso por harina, huevo y pan rallado y los frío en abundante aceite caliente. Los escurro sobre papel absorvente y a comer. Fríos están buenos, pero todavía calentitos, están mejor.

CAPRICHO #73: Tostas de huevos de codorniz con jamón serrano



Este plato es muy habitual en los bares de tapas; nosotros lo probamos por primera vez en Teatinos, en un local que se llama "Taberna Las Brujas", a los que sois de Málaga, lo tenéis a tiro, y a los de fuera, si venís por aquí, no perdáis la oportunidad de pasaros por allí: tienen unas tostas que quitan el sentido. Eso sí, como vayáis tarde, no cogéis sitio, siempre está a tope.


Cada vez que vamos, cae un plato de tostas de huevos de codorniz con jamón serrano, y en casa, también es uno de nuestros favoritos.


Para empezar, tuesto rebanadas de pan y las corto en listoncillos, después los cubro con lonchitas de jamón serrano (si es ibérico, mejor), y por último, coloco encima los huevos de codorniz a la plancha. ¡Duran tres segundos!

CAPRICHO #72: Guacamole suave


Siempre que compro nachos, en casa los tomamos con queso fundido, hasta que probé a buscar una receta de guacamole a ver qué tal... y triunfamos.

Este guacamole suave es muy facilito de hacer: en el vaso de la batidora coloco dos aguacates maduros (si son de los negros rugosos, mucho mejor), un tomate maduro pelado sin pepitas, un poco de zumo de limón (para que no se oxide), una cebolla pequeña muy picadita, un pellizco de cilantro y otro de sal. Trituro muy bien hasta hacer una pasta.

Ya sólo queda colocarlo en un bol y acompañarlo de un plato de nachos y ¡a picar!

sábado, 3 de julio de 2010

CAPRICHO #71: Ensalada templada de gulas y piña


En casa nos gusta mucho el verde, o sea, las ensaladas, y cuánto más raras mejor. Es decir, nos gustan los contrastes: dulce con salado, con un toque ácido, templadas, con frutos secos, con fruta fresca,...

Hoy he hecho una adaptación de una receta del blog de Promessa, os invito a que la visitéis, ¡porque tiene unas manos!. Y quiero dedicarle este plato con el que hemos disfrutado en montón. En fin, he preparado su ensalada templada de gulas y piña pero a mi estilo, con verde.

Suelo comprar las bolsas de ensaladas ya preparadas y lavadas, que suelen llevar varios tipos de lechuga, esta vez llevaba escarola rizada, col lombarda rizada, rúcula (¡qué rica!), espinacas y lollo rosso. A mí me gusta enjuagarlas de nuevo, para refrescarlas.

Aliñé con sal, aceite y vinagre de Jerez y dispuse en los platos a modo de cama. Encima coloqué rodajas de piña, una sobre otra, a modo de timbal. Calenté en la sartén una latita de gulas al ajillo y rellené los huecos de la piña. A continuación, con un poquito de ajo picado, en la misma sartén hice unos huevos de codorniz a la plancha, que una vez listos, coronaron la piña a modo de sombrero.

No os lo vais a creer, ¡el puntazo es el huevo!