domingo, 31 de julio de 2011

CAPRICHOS #240, #241 Y #242: Crackers de mermelada de piña y jamón york, tosta de sobrasada, brié y membrillo y tosta de sobrasada y leche condensada




No hay una cosa que me guste más que el pan, desde chica, soy capaz de comerme una barra sin darme cuenta, a pellizcos. Por eso, cuando salimos, me encanta ir a esos sitios de tapas donde ponen unas tostas de pan con combinaciones de sabores increíbles que yo luego imito o reinvento en casa, para deleite de todos. Hoy el capricho es triple, es decir, tres tipos de tostas o panes que acompañados de una cervecita o una copa de buen vino, consiguen una cena perfecta, eso sí, siempre en buena compañía.



CRACKERS DE MERMELADA DE PIÑA Y JAMON YORK



Esta receta no es mía, es de Bea, del blog entre recetas y libros; cuando la ví, pensé “ésta no se escapa” y vaya si está rica, para empezar y no parar. Sólo tenemos que poner un poco de mermelada de piña sobre unos crackers y coronar con una lonchita de jamón york, ¡deliciosos!



TOSTA DE SOBRASADA, BRIÉ Y MEMBRILLO



El contraste de sabores es brutal, es de las que llenan, esta idea es mía. Sobre una tosta de pan untamos sobrasada y colocamos encima listones de carne de membrillo y queso brié. Gratinamos un poco y ¡a comer!



TOSTA DE SOBRASADA Y LECHE CONDENSADA



Y para terminar, otra con sobrasada. Esta receta es de Carmela, de Los inventos de Carmela, y no lo dudéis, probadla porque es la caña. Superfácil: untamos sobrasada sobre el pan tostado y añadimos un hilillo de leche condesada por encima. Dura un segundo.

sábado, 30 de julio de 2011

CAPRICHO #239 (#87 mejor presentado): Moraga de sardinas

Ando más perdía que el barco del arroz, como dirían en Cádiz. Y el culpable es el calor, que puede venir en forma de terral, es decir, que bien andamos con la sensación de tener un secador del pelo pegado al cogote a plena potencia, o bien un bochorno pegajoso que aquí llamamos “una plasta de calor”.



Luego está el tema de las sardinas, mira que están ricas, espetaítas o si no estamos en la playa, a la plancha, pero como se me ocurra hacerlas en casa, después tengo que fregar toíta la campana, porque el olor, delicioso a más no poder a la hora de la comida, se vuelve insoportable en la tarde-noche que sigue. Así que se ocurrió hacerlas de un modo diferente, muy típico de aquí y muy rico: moraga de sardinas, y así me ahorré la currada posterior.




Para empezar corté en juliana 1 cebolla y 1 pimiento verde, 3 dientes de ajos en láminas y 3 tomates bien coloraos en rodajas. En una sartén amplia, empecé rehogando la cebolla, añadí el ajo, el pimiento y el tomate. Salpimenté y también le eché 1 cucharada de azúcar, para quitarle acidez, un poquito de pimentón y dejé pochar.




Cuando estaba hecho, añadí las sardinas, limpias de tripas y raspa, colocadas con la piel hacia arriba. Agregué vino blanco y dejé que cocieran a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que ligara la salsita.




¡Ah! Se me olvidaba, espolvoreé por encima un poco de perejil picado.




(revisando fotos publicadas, vi que ya había publicado la misma receta, es el capricho #87, pero esta vez me ha salido mejor la foto)

sábado, 16 de julio de 2011

CAPRICHO #237 Y #238: Champiñones rellenos a los dos quesos






















¡Vaya veranito más caluroso! Las cocinas andan algo flojas, como diría mi amigo Antonio, el cuchareteo como que no apetece, y sólo hay ganas de comer cosas fresquitas o fáciles de hacer, como estos Champiñones rellenos con queso de cabra y con queso azul.



El plato no puede ser más fácil de hacer: desechamos la parte terrosa del pie de los champis, los, enjuagamos y secamos bien, separamos los pies de los sombreretes. Picamos los pies y los salteamos con aceite, sal y pimienta, le podemos añadir cebolla picada finita, jamón en taquitos, etc. Reservamos el relleno una vez hecho. En otra sartén marcamos bien los sombreretes por ambos lados, que se hagan pero no mucho. Después los pasamos a una fuente o rustidera, les colocamos el relleno y encima una rodaja de queso de cabra en rulo, o trocitos de queso azul. Los ponemos al grill hasta que estén hechos y listo.

miércoles, 13 de julio de 2011

CAPRICHO #236: Ensalada de garbanzos





Cuando vi esta receta por primera vez me sorprendí: ¡ENSALADA DE GARBANZOS! ¡¿Eso cómo va a ser?! Si los garbanzos se comen calientes en potajes o puchero, o como mucho, fritos como frutos secos, ¡ay, qué equivocada estaba! Menos mal que ahí llegó Gupanla, con su fantástico blog, Mis deliciosas comiditas, y me sacó del error. ¡Vaya plato más ideal para un almuerzo de verano, cuando no apetece cuchara, sino cosas fresquitas! , y esta ensalada sorprende y se va a convertir en una de las indispensables de mi cocina.




Bueno, al lío, necesitamos un bote grande de garbanzos cocidos (unos 360 grs. escurridos aprox.), un tomate rojo y prieto, 1 loncha gorda de jamón cocido, 2 huevos duros y 1 cebolleta.




Enjuagamos y escurrimos los garbanzos, los disponemos en un recipiente y les añadimos el resto de los ingredientes cortados en daditos (la cebolleta bien chiquita); aliñamos con una vinagreta hecha con AOVE, sal y vinagre de estragón (como no tenía de éste hice un apaño poniendo a macerar en el aceite y vinagre de jerez una cucharadita de estragón, al aliñar lo colé con el colador). Al emplatar, espolvoreé con perejil picado y ¡a comer!

domingo, 10 de julio de 2011

CAPRICHO #235: Aceitunas aliñadas a la naranja






Ayer fue un día REDONDO, de esos que quisieras repetir muchísimas más veces. Todo se alineó para que saliera perfecto: el calor no apretó (menos mal, porque dos días antes no sabíamos dónde nos íbamos a meter), la carne y el pescado de primera, pero sobre todo, LA COMPAÑÍA, esa gente mía guapa, por dentro y por fuera que recargan mi esencia bouganvillera.



Cuando vas de barbacoa, estás todo el día comiendo, es un empezar y no parar. Y no miento cuando digo “todo el día”, porque el almuerzo dio paso a la sobremesa, ésta a la merienda, y como no, por último, la cena.



Para empezar, pusimos un picoteo variado al que yo quise aportar este caprichito facilísimo de hacer, sacado de un libro de recetas chulísimo que mi familia me regaló para mi cumple: ACEITUNAS ALIÑADAS A LA NARANJA.


Es tan fácil de hacer como comprar ¼ de aceitunas aliñadas (yo las compré con sabor a anchoa), echarlas en un tarro y añadirles la ralladura de una naranja, la de un limón, el zumo de la primera y el de medio limón, pimienta negra molida y dejar macerar mínimo dos días, moviendo el tarro a menudo para que se fueran impregnando bien del aroma. Resultado: volaron en una mijilla.




Después dimos cuenta del resto de las viandas:



Unos mejilloncetes al vino blanco




Unas sardinas asadas, ¡pero qué ricas las sardinas de mi Málaga!





Pinchitos ibéricos






Hamburguesas ibéricas





Y las salchichas especiales para barbacoa y ¡esos chorizos criollos! que cayeron en la cena. Toíto regado con refrescos, cerveza y tintito de verano. De postre, como no, una hermosísima y refrescante sandía.



Y, como no, mi homenaje a los maestros asadores:



lunes, 4 de julio de 2011

CAPRICHO #234: Setas a la plancha




Esta receta es superfacilona, muy socorrida pero que chifla un montón. Aún no he visto el lugar donde se ponga este plato sobre la mesa y no vuele en pocos minutos. En casa gusta un montón y como las setas suelen estar a muy buen precio, es un plato bastante habitual: Setas a la plancha.



Para empezar, enjuagamos y secamos bien las setas. Luego, en una plancha (yo uso la eléctrica porque es más grande) untada con aceite vamos colocando las setas y las hacemos muy bien por los dos lados, dejando que suelten bien el agua y que queden marcaditas. Añadimos sal y cuando ya están casi a punto, les añadimos por encima un majaillo de aceite con perejil y ajo muy picaditos. Servimos en el plato y a comer. Están riquísimas sobre pan tostadito untado con alioli.