domingo, 20 de abril de 2014

CAPRICHO #435: Torrijas de naranja y dulce de leche



¿Qué mejor manera hay de celebrar la Pascua si no es degustando unas exquisitas torrijas en la mejor compañía?  Inspiradas en la receta original de unos de mis mejores referentes,  Frabisa, he aquí mi aportación personal a la celebración de nuestra Vigilia Pascual. 


Necesíté:

  • pan especial para torrijas (lo venden en una de mis panaderías de cabecera, con un ligero sabor a brioche)
  • 200 ml. de nata
  •  100 ml. de leche
  • 100 ml. de licor de naranja
  • 50 grs. de azúcar
  • ralladura de una naranja
  • 1 huevo tamaño L
  • dulce de leche para rellenar
Y para el almíbar:

  • 200 ml. de zumo de naranja
  • 50 grs. de azúcar
Y también:

  • mantequilla para tostarlas    
Coloqué las rebanaditas de pan en una bandeja con borde.  Batí la nata con la leche, el licor de naranja, el azúcar, la ralladura y el huevo y vertí sobre el pan. Dejé reposar para que empapara bien.

Las torrijas tradicionales me resultan muy pesadas por el tema de la fritura, así que yo suelo tostarlas más que freírlas, con mantequilla, así quedan más ligeras, por lo que derretí un poco de mantequilla sobre la plancha caliente y fui tostando las torrijas por ambas caras y pasando de nuevo a otra bandeja.

A continuación puse a calentar el zumo de naranja con el azúcar para hacer el almíbar y mientras iba espesando, fui untando un poco de dulce de leche en la mitad de las rebanadas y tapando con la otra mitad de manera que quedaron dobles.

Una vez que el almíbar espesó un poco y entibió, fuí pincelando con éste la parte superior de las torrijas para darle un delicioso toque final de naranja y ese brillito tan característico que entra por los ojos.

Ya sólo quedaba degustarlas y ¡vaya si lo hicimos!  Quiero dedicar esta receta a toda mi comunidad parroquial, especialmente a las Single Ladies, por ser la alegría de la casa y aprovecho la ocasión para desearos a todos una Feliz Pascua.




1 comentario:

Conchi SJD dijo...

¡Que torrijas tan originales¡ Yo fui una de las personas que pudo probar las torijas de la celebración de la Vigilia Pascual, y lo que más me gustó de ellas fue los suaves que estaban y lo fácil que eran de comer, pues estaban muy ligeras además de muy buenas; gracias Lupe por traernos cada vez que nos reunimos un cosa diferente y original para edulzar las celebraciones.