sábado, 15 de marzo de 2014

NO TE ACOSTARÁS SIN SABER UNA COSA MÁS

Hace unos días mi amiga Mariluz quiso probar a hacer zorza gallega siguiendo mi ùltima entrada en el blog y me llamó para que le aclarara dos dudas: por qué la receta no llevaba aceite y qué era el aove.  Como podréis imaginar, la panzada de reír que me pegué no fue chica y no por burlarme de ella, todo lo contrario, más bien, por hacerlo de mi misma ya que en cuestión de milésimas de segundo tuve una reflexión tipo flash.

Yo me considero, y es así, una cocinera normal y corriente, un ama de casa como todas las demás que aprendió a cocinar en condiciones hace más bien pocos años, disfruto comiendo, quien me conoce o me ve lo sabe o intuye pero, sobre todo, me encanta compartir. Y es fue el leif motiv para crear el blog. 

Si tuviera un slogan sería:"Si yo he podido, cualquiera puede". No soy una precuela de chef y aprendo un montón de todos los blogs que sigo que sí que pertenecen a grandes maestros del arte culinario: recetas, técnicas, aparatejos, ingredientes,...y formas de llamar a las cosas en este mundo.

No voy de sobrada, ¡ni por asomo! Las dudas de mi amiga fueron algo así como un salpicón de humildad de esos que te dicen. "¡Ey, Lupe, ¿dónde vas?" y yo se lo agradezco un millón de veces. Eso sí, de lo que estoy muuuuuuuuuuuuuuy orgullosa es de ser MALAGUEÑA, y aquí sí que se habla con mucho arte y de una manera muy especial.  Quien me conoce en persona suele decirme que leyendo mis recetas parece que me están escuchando y ese es mejor elogio que puedo recibir porque es señal de que, aunque sin pretensiones, este rinconcete es auténtico y genuino.Prometo una tupireceta venidera para que comprobéis lo que os estoy hablando.

Mientras, se me ha ocurrido abrir una nueva página que voy a titular como esta entrada: NO TE ACOSTARÁS SIN SABER UNA COSA MÁS, en la que iré dando forma a un glosario de térmnos culinarios y sus sinonimos a nivel normal y corriente, y empezaré por la A, y con la palabra que dio pie a todo esto: AOVE.

Un beso, como siempre, bouganvillero, como las bouganvillas que crecen bulliciosas en los patios de mi Málaga para todos vosotros.




1 comentario:

Anónimo dijo...

Vivimos en una época con demasiados acrónimos y abreviaturas. En todas las ramas. Y eso no es nada bueno. Aceite de oliva, sea virgen extra o no, lo entiende todo el mundo. AOVE no. En todas las recetas que me apunto jamás escribo aove, y si viene así escrito lo sustituyo por "aceite de oliva vírgen extra" o simplemente por "aceite de oliva". Y creo que los que reciben mis ficheros agradecen que sea así.