viernes, 10 de enero de 2014

CAPRICHO #419: Solomillo al vino dulce de Málaga


Éste ha sido uno de los platos principales de los menús navideños en mi casa, fácil de hacer, sabrosísimo y aprovechable para el día siguiente tras la desmesurada ingesta de entrantes.
Necesitamos:

  • 2 solomillos de cerdo, en mi caso, ibéricos
  • 1 cebolla grande
  • 1 puñado de pasas
  • 1/4 l. de caldo de carne
  • 1/8 de vino dulce, el que más nos guste, en mi caso, un regalo de mi amiga Ana, de elaboración propia
  • 1 c.s. de harina
  • aove
  • sal y pimienta
Empezamos hidratando las pasas en un bol con agua.  Cortamos los solomillos en medallones, los salpimentamos y en una sartén con un poco de aceite, los vamos dorando y apartando. En la misma sartén, a fuego bajo, y retirada la carne, añadimos el vino dulce y rascamos con una cuchara de madera, para aprovechar los jugos que ha soltado la carne.  Apagamos y reservamos.

Cortamos la cebolla en juliana.  En otra sartén, con aceite, la añadimos y pochamos.  Cuando esté lista, añadimos la cucharada de harina y tostamos bien.  Añadimos el vino dulce y removemos, dejando cocer unos minutillos.  Añadimos los medallones de carne, el caldo de carne y las pasas escurridas y hervimos a fuego fuerte hasta que veamos que la salsa ha espesado, rectificamos de sal y más o menos, en media horita, ¡listo!.

Esta vez las acompañé con patatas paja, con la idea de no cargar mucho el plato porque ya íbamos bien surtidos con los aperitivos.

1 comentario:

Gloria Aleix dijo...

Mmmm nenaaaaa, me chifla!!!!! Me encanta las carnecitas con vinos aromáticos! Besitos!
Glo de COCINAR CON AMIGOS