sábado, 7 de julio de 2012

CAPRICHO #324: Tarta de cebolla



Todos los años, para celebrar nuestro “fin de curso” particular organizamos en la parroquia una barbacoa. A fin de cuentas, en cuestión de fe, nunca hay vacaciones, se cree o no se cree y punto; pero sí es cierto que el ritmo afloja y que los niños en pleno proceso de iniciación cristiana hacen un receso temporal en sus catequesis que a las catequistas no nos viene nada mal. Por eso, por el trabajo arduo (para quien no tenga ni idea) pero ilusionado de todo el plantel de personas que, de manera desinteresada (esto es obligado decirlo), prestamos algún tipo de servicio en nuestra parroquia, solemos reunirnos una noche de verano, cada cual aportando algo de su propia cosecha y lo compartimos, porque no hay nada más hermoso que dar.

Este año mi aportación fue una suculenta Tarta de cebolla, que duró en la esquina de la mesa de los maestros asadores lo que un caramelo en la puerta de un colegio y yo más feliz que una perdiz.

Para hacerla necesité:

- 1 lámina de pasta brisa
- 1 kilo de cebollas (una de ellas, morada)
- 6 lonchas de bacon
- 2 bricks de 200 ml de nata
- Queso emmental rallado
- Aceite de oliva
- 3 huevos
- Sal
- Pimienta
- Nuez moscada

Para empezar, corté en juliana todas las cebollas, que parecía que estaba en un velorio y las puse a pochar en una sartén con un poco de aceite de oliva, sal y a fuego suave.

Corté las lonchas de bacon en tirillas y también las hice en otra sartén hasta que quedaron churruscaditas. Si no tenemos bacon, podemos cortar jamón serrano en tirillas y no hace falta sofreírlo, pero hay que moderar la sal en el resto de la receta.

Una vez todo sofrito, en un cuenco grande mezclé y batí los huevos y la nata con un poco de sal, pimienta y nuez moscada. Añadí la cebolla y el bacon escurridos ambos de aceite y removí bien.

Luego, en una tartera redonda, con papel de hornear en la base coloqué la lámina de pasta brisa, la adapté al contorno y recorté los sobrantes. Vertí la mezcla anterior y espolvoreé por encima el queso rallado. Metí en el horno precalentado a 180º y dejé hornear hasta que estuvo cuajadita.

4 comentarios:

Esther Outón dijo...

No me extraña que no durara!! con esa pinta uufff yo me tomaria una mitad jejeje....Besos

JL Gupanla (Mis Deliciosas Comiditas) dijo...

esta tarta me encanta!! es un plato buenísimo, y te ha quedado precioso y rico-rico...!!
Que bonitas esas reuniones....nosotros hemos tenido comida de convivencia en el cole, muy bonita también....y con un montón de comida!!
A ver si publicamos mas ahora en vacaciones....!!
bsss

Inmaculada dijo...

Para mi es todo un placer comer estas tartas ¡¡¡mE ENCANTAN!!!
Te ha quedado de lujo, no me extraña nadita que durara tan poco.
Tiene mucho merito, la labor que realizais todas en la parroquia, con todo el tiempo que le dedicais y los quebraderos de cabeza, para que todo quede perfecto.
Sergio viene super contento de su excursión.
Besitos guapa.

Dolores - Mi Gran Diversion dijo...

Como me gustan estas tartas!! Bss