domingo, 29 de enero de 2012

CAPRICHO #283: Tosta de mermelada de tomate y queso de cabra caramelizado o la historia del soplete rebelde



Los Reyes Magos, como sabían que tenía muchas ganas de tener un soplete de cocina, me trajeron uno este año. Yo andaba loca por estrenarlo y fui rauda y veloz a comprar una bombonita de gas para cargarlo. Como en casa no somos fumadores y el encendedor de cocina parece que es eterno, hacía años que no recargaba nada de nada.

Sacamos el soplete de su blíster y procedimos al “enchufado”, ¡halaaaaaa, qué se salía el gas! ¡¡¡¿Esto cómo se hace sin que se salga?!!! Probé yo, probó mi marido, y porque no había más gente, aquello parecía lo del chiste. Le daba vueltas al botón del soplete y nada, pero nada de nada, aquello no se encendía.

Total, que al día siguiente me planto en el estanco, en una mano el soplete, en la otra, la bombona, y en mi boca la pregunta desesperada: “¿Tú me podrías explicar cómo se carga esto?” El estanquero se partía de risa, seguro que pensó: “vaya un personal más grillao que vive en el barrio”. Así que, amablemente, me explicó que aquello no era una ecuación de tercer grado y comprobó que sí que había entrado gas en el soplete.

De vuelta a casa un único pensamiento: “el soplete viene roto fijo, así que tocará ir a descambiarlo, pero me llevo la bombona y que me lo cargue el de la tienda”. Pero como a cabezona no me gana nadie, quise probar por ¿última? vez. Me volví a leer las instrucciones, o sea, un parrafito de nada y volví a enchufarle la carga de gas. Después, procedí a girar el mando en la dirección indicada, un poquito más, un poquito más,… y ¡sssssssshhhhhhh! ¡empezó a salir gas! Me puse como loca a darle a click y ¡milagro! ¡SE HIZO EL FUEGO! Me puse tan feliz como mi primo Erectus hace 790.000 años.

Así que ¡por fin! pude hacer esta rica tosta a la que le tenía muchísimas ganas: Tosta de mermelada de tomate con queso de cabra gratinado.

Para empezar, tosté una rebanada de pan, después le unte una capa de mermelada de tomate y sobre ésta coloqué unas rodajas de queso de cabra en rulo, espolvoreé encima del queso un poquito de azúcar moreno y lo quemé con el soplete. No dejéis de probarlo, está riquísimo.

(Vi esta receta en el blog de Angie, La cocina de Angie (www.angieperles.blogspot.com ) que si todavía no conocéis, ya estáis tardando, porque es tan estupendo como su autora)

8 comentarios:

La cocina de Camilni dijo...

Jajajaja, me encanta la entrada del post, lo he leido enterito y me he partio de la risa, anda que el dependiente diria, pero esta mujerrrr. Yo tambien tengo soplete y la verdad que viene genial en la cocina, el mio me lo regalo mi cuñada y al cargarlo y vi el chorro de fuego que salía me asuste, pero me di cuenta que tiene para graduarlo. Un buen regalo del dia de reyes. Un beso.

JL Gupanla (Mis Deliciosas Comiditas) dijo...

eres genial contando las aventuras, je, je!!
Mira, esta tosta la hizo mi madre en el cumpleaños de mi abuela, hace 4 meses, y doy fé de que es una pasada de rico....
bsss

Isabel dijo...

Yo también tengo uno de estos sopletes y van genial.
Una receta muy apetecible.

Un saludo y buena semana.

Trini Altea dijo...

Estos aperitivos están de vicio a mi me encanta.

Cuanto me he reído con tus aventurillas.

Angie dijo...

Hola, boungavilla! Lo viste en mi blog y me dijiste que así estrenarías tu soplete nuevo! Me alegro que te gustase. Besitos!!!

luisa dijo...

que pinta más estupenda. Bss

Angie dijo...

Gracias por tus palabras. Eres un encanto!!!! Un besazo.

PEPE LASALA dijo...

Muy bueno, jajajaja, y la tosta impresionante. Me ha encantado. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/