viernes, 20 de mayo de 2011

CAPRICHO #218: Tarta de chuches campo del barça






El año pasado, con motivo de la Primera Comunión de Noelia, hice mi primera tarta de chuches, que quedó como un dulce y que duró exactamente dos minutos desde el instante en que le quitamos el papel hasta que los niños se lanzaron sobre ella haciendo peligrar la tarta clásica que estaba justo al lado.



Hace un mes más o menos, me preguntaron que si hacía tarta de chuches por encargo, lo que me hizo pensar que por qué no, así que me enrolé en una miniminiempresa de elaboración de tartas de chuches por encargo.



Pensé que no me iba a llamar nadie, pero un día me sonó el móvil, y al otro lado, la voz amable de Gema me preguntó si podía hacer una tarta para la comunión de su hijo, pero con forma de campo de futbol.



Yo acepté, aún sin haber hecho nunca una igual y me puse manos a la obra: corté el corcho, compré las chuches y ¡a pinchar!



Este es el resultado, ayer se la entregué a Gema, a quien le gustó mucho, lo mismo que a Sergio, su hijo, que espero que pase este próximo sábado uno de los días más felices de su vida, y estoy muy contenta de haber aportado un puntito dulce a tan hermoso momento. ¡Felicidades, Sergio!




1 comentario:

Isabel - Frabisa dijo...

Qué chulada de tarta, los peques se frotarían las manos, antes de poenerse a ella.

un beso