domingo, 23 de enero de 2011

CAPRICHO #174: Migas caseras




¡Pero que frío más grande hace! Lo normal en estas fechas, pero es que la semana pasada salías a la calle y olía a primavera, de hecho, cerca de mi casa hay unos almendros que ya están en flor. Bueno, el caso es que hoy en Málaga hace un día muy desapacible, gris y húmedo, lloviznando de vez en cuando, con esa clase de lluvia que nos hace decir por aquí: “Por ahí arriba debe de estar nevando” Y es cierto, este mediodía me comentó la panadera que en Casabermeja (a 20 km. de la capital, dirección norte) había nevado, no sé si sería abundante, pero seguro que la lluvia se cuajó un poquito más sólida de lo habitual.


El motivo de mi visita a la panadería no fue otro que un cambio improvisado de menú a última hora, promovido por el clima: hoy tocaba paella, pero a mis hijos se les antojó migas caseras; yo las suelo comprar preparadas, para calentar y listo, pero como hoy no íbamos a ir a ningún sitio y teníamos tiempo de sobra, hemos decidido hacerlas nosotros mismos. Ha sido todo un reto, porque es la primera vez que las hemos hecho, bueno, rectifico, las ha hecho mi marido; mi función hoy ha sido la de pinche y fotógrafa pero como ha sido un trabajo en equipo os las enseño, para que os animéis como nosotros, porque no son para nada difíciles de hacer, sólo hay que tener mucha paciencia y unos buenos bíceps.


Para empezar compré 1 kg. de pan ya preparado para migas (en la panadería pican el pan del día anterior y lo venden al peso para las migas, aunque se puede comprar un pan, guardarlo y picarlo a pellizcos como solían hacer nuestras madres); en casa volcamos el pan en un recipiente hondo y lo humedecimos con agua (un chorro a ojo), lo removimos para que quedara ligeramente humedecido (esto es para evitar que se resequen al cocinarlas).


Cortamos taquitos de chorizo ibérico (los jabuguitos vienen fenomenales para esto), jamón ibérico y un poco de tocino de la pata (las cantidades a antojo). También cortamos en láminas gruesas 4 dientes de ajo pelados.


En una sartén enorme (que teníamos guardada desde hace mucho tiempo) echamos un chorro de aceite, el tocino, el chorizo y el jamón y rehogamos un poco. Añadimos el pan y aquí llega la parte más interesante: 1 hora removiendo sin parar con el cucharón de madera para que se fueran haciendo las migas y cogiendo el sabor de los embutidos. Siempre a fuego casi al mínimo. Esta es la “peor” parte, porque es remover y remover que parece que se te va a caer el brazo, cambias de mano, cambias de turno y poquito a poquito las migas van soltándose y cogiendo colorcito. Al principio no crees que te van a salir porque es un amasijo de pan de aspecto sospechoso, pero poco a poco empieza a bajar de volumen y a soltarse, adquiriendo un aspecto muy apetitoso. Casi al final las probamos para ver cómo estaban de sal ya que no le habíamos echado, porque el jamón suelta, y sólo tuvimos que añadir una poquita.


Una vez listas, sólo queda servirlas, si se quiere acompañadas de un huevo frito y de pimientos fritos, ¡ah! y un vaso de vino dulce y unas aceitunas aliñadas. A mis hijos se les ha antojado comerlas al estilo cateto, directamente en el sartenón, porque decían que así se mantenían calentitas. Os pongo una imagen del susodicho para que veáis el tamaño XXL que tiene.








¡Ah! La paella se ha pospuesto para mañana.

7 comentarios:

Sofritos y Refritos dijo...

Que razón tienes con lo de la paciencia y unos buenos biceps!!! yo he hecho muchas veces migas, como buena manchega es lo típico!! a mis hijas también les encanta y cada vez que las hago digo "esta es la última vez que las hago"!! que tostón!! unas buenas migas como Dios manda requieren paciencia y buenos biceps, pero la verdad es que están bien buenas!. Besos!

Piligoto dijo...

Unas migas riquísimas. Yo las hice una vez y estuvo doliéndome el brazo una semana. Pero me salieron muy buenas, no tienen nada que ver con las compradas. Besos.

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Qué bueno niña!!! unas migas! eso sí que aparta el frío, que resucita a un muerto!!!!

Yo hice las primeras hace poquito, aún ni las publiqué, y me encantaron, qué buenas están! y en estos días fríos, más!

Un besote guapa, que tengas una feliz semana!

MªJosé dijo...

Hola guapísima pues aquí también hace mucho frío aunque no tanto como en el norte estamos a 2º y como es clima de mar se te mete en los huesos pero tú eso ya lo sabes teniendo el mar al lado.
A ver si llega ya la primavera que es la época del año que más gusta.
Que ricas las migas a mi me gustan mucho aunque no me atrevo a hacerla, pero cualquier día me pongo manos a la obra y las hago, seguro que estaban buenísimas, y si las ha hecho tú marido y una buena pinche como tú debían estar aún mejor, con los pimientos fritos que buenasssss.
besoss guapaaaaa
feliz semana amiga

Gupanla dijo...

me encantaria hacer migas....lo he visto en muchos sitios, pero nunca las he hecho.
Las comi una vez en Zamora......nada mas.
Seguro que si las hago me gustaran...!!
Eso si: necesito esa sartenona!!!!

BSS!!!!!

♥Alicia dijo...

HOLA AMIGA HOY VENGO PARA PEDIRTE QUE PASES POR PERLITAS A RETIRAR UN PREMIO (EL BLOG MÁS DULCE)
UN BESOTE Y FELIZ SEMANA

kesito dijo...

Hoooolaaaa, he venido a decirte que las cebollas morá, las he comprao en el mercado de atarazanas (central), y están muy bien de precio, ahora hay muchas.
Me encuentro con este peazo de migas caseritas, ummmm, las ganitas que me han entrado de hacerlas. Yo, minimizo el trabajo, te digo por si te interesa, pincha en el enlace, ahí explico con todo detalle de como las hago sin que te cueste medio brazo. Tú lo tienes más fácil si compras el pan ya desmigado.
http://kesito-angeles.blogspot.com/2010/11/migas-carnicas-y-vegetal.html
Una vez que tienes el pan desmigado, tarda menos de 20 minutos en hacer.
Besotesssss