miércoles, 29 de diciembre de 2010

CAPRICHO #160: Paletilla de cochinillo al horno



¡Jo, qué estrés! ¡Menudas vacaciones! Mira que son bonitas estas fechas, pero esto es como una especie de ciclón: tres semanas mal contadas en las que, por lo menos, yo, no paro de correr. Hay que pensar en las cuatro comidas importantes: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo,…menos mal que en Reyes comemos fuera. Hay que medio ordenar la casa (la limpieza a fondo vendrá después, cuando todo vuelva a su ser), eso sí, contando con todos por medio y sin madrugones. Compras… qué si los días especiales, que si el resto de los días, y encima echarle una manilla a los Reyes Magos, para que no se agobien mucho los pobres (¡ojito! que “ellos” SOLO trabajan una noche al año).


Así que hoy ¡por fin! me siento delante del ordenador y quiero mostraros parte de lo que comimos en Nochebuena, algo muy sencillo de hacer pero muy rico, que era la primera vez que lo probábamos pero que no será la última: paletilla de cochinillo al horno.


Aunque hubo más cositas ricas en la mesa, yo destacaría la paletilla como plato principal, y el postre, un tiramisú que a mi marido le sale bordado.


El modo de preparar la paletilla es muy fácil: precalenté el horno a 180º, mientras cogía la temperatura, con una aguja, pinché repetidas veces la piel de la paletilla, le unté manteca de cerdo con la brocha y la salé. La coloqué en la fuente del horno con la piel hacia abajo y la metí en el horno durante una hora. Pasado el tiempo, le di la vuelta y volví a untarle manteca. Así la tuve, cerca de dos horas más hasta que la piel estuvo doradita, doradita.


La guarnición vino de la mano de Mª José, de Hecho en casa, con unas cebollitas francesas y unos tomatitos cherrys confitados: puse a sofreir a fuego lento en una cazuela con aceite unas 1o cebollitas francesas peladas y cortadas por la mitad, salpimenté; cuando estaban blanditas añadí 60 grs. de azúcar, 3 cucharadas soperas de vinagre de Módena y 3 de salsa perrins. Dejé cocer unos 5 minutos y añadí por último unos 12 tomatitos cherrys, dejando sofreir unos minutillos más, moviendo la cazuela para que se mezclaran bien los ingredientes. La cebolla confitada ya la había probado antes, pero los tomatitos confitados fueron una sorpresa pero que muy agradable.


Por cierto, fueron 3 las paletillas que cayeron, el año que viene, caerá el resto de Babe, je, je…

1 comentario:

Gupanla dijo...

Ayyyy....no hay derecho a que nos pongas estas cosas tan ricas.....nunca he hecho cochinillo en casa, pero esta receta, con esa guarnicion es un deleite total!!!

besos y feliz 2011!!!