jueves, 18 de noviembre de 2010

CAPRICHO #147: Conejo con langostinos al chocolate



¿Os acordáis de un programa de Cuatro, que se llamaba “Todos contra el chef”, donde el estupendo cocinero Darío Barros batía un duelo entre fogones con el concursante y un jurado elegía cuál de los dos era el ganador? Si el concursante ganaba se llevaba, además del placer y el lujo de cocinar junto Darío, una cuchara de madera gigante. Yo siempre le decía a mi marido que fuera él al concurso porque es un estupendo cocinero, pero claro está, me contestaba que fuera yo, y así me quedé sin cuchara.


Pero con lo que sí me quedé fue con un montón de recetas, de las que tomaba nota y ésta precisamente es una de ellas, algo que tiempo atrás hubiera dicho que eso yo no lo probaba, pero a Dios gracias, mi paladar se ha ido educando con el paso de los años. No es exactamente la receta original, porque ésta llevaba cigalas, pero como lo que tenía era langostinos, pues eso, he hecho por primera vez conejo con langostinos al chocolate.


Primero preparé la salsa: sofreí una cebolla muy picadita (se podía sustituir por chalotas) y un tomate pelado y picado (las semillas y el caldillo los reservé para el caldo). Cuando estuvo listo el sofrito le añadí una cucharada de almendra molida y otra de coco rallado (la receta original era con pastas de coco pero como no tenía…) y para finalizar le añadí el caldo y dejé que espesara un poquito.


Para preparar el caldo puse a cocer las cabezas y cáscaras de los langostinos y las semillas y caldillo del tomate (se le puede añadir también los huesos del conejo si sois capaces de deshuesarlo u os lo hacen en la carnicería, yo tenía el conejo ya troceado y me fue imposible deshuesarlo). Una vez cocido, añadí una copa de coñac y flambeé y añadí vino blanco. Dejé que cociera un poco, lo pasé por la batidora y lo colé con un colador de trama fina (si tenéis chino, mejor que mejor). Ahí fue donde añadí el caldo al sofrito para hacer la salsa.


Mientras tanto, había salpimentado el conejo troceado y espolvoreado con tomillo y romero (si hubiera sido en rama, mejor) y lo había confitado a fuego lento en una sartén con abundante aceite. Los langostinos pelados los agregué casi al final.


Para emplatar, coloqué una cama de salsa, y sobre ella, los trozos de conejo y los langostinos. Acompañé con arroz blanco salteado, rallé por encima el chocolate (el mejor, el de 70%) y listo. En dos palabras, SOR-PRENDENTE, je, je.

3 comentarios:

MªJosé dijo...

Hola guapetona que tal estás, llevaba unos días desaparecida pero iré reincorporándome poco a poco jejejejjeee.
Que rico capricho de conejo, con lon ingredientes que lleva tiene que estar delicioso y con el arroz ya ni te cuen.
Yo veía el programa podias haberte presentado seguro que huebiers ganado guapa.
besosssss

Gupanla dijo...

A mi tambien me gustaba ver ese programa....esta receta me ha llamado mucho la atencion por la combinacion de mar, montaña y dulce....tiene que estar bueno....pero soy incapaz de imaginarme su sabor. Creo que la proxima vez que compre conejo lo hare asi. Ya te contaré.....
BSS!

Gupanla dijo...

Pues ha venido mi suegra a casa y me ha traido......un conejo!!,(limpio, eso si...)je, je... vaya casualidad, mañana cojo unos langostinos y el domingo me hago tu recetilla....
un beso!!