miércoles, 13 de octubre de 2010

CAPRICHO #134: Torta de aceite

Este puente ha dado para mucho en el plano culinario: entre que el tiempo no ha acompañado para salir por ahí y el ordenador estaba de formateo, he dado rienda suelta al gusanillo y han caído unas cuantas recetas que tenía pendientes de hacer por primera vez.

Esta que os presento es un dulce muy típico de Casabermeja, el primer pueblo que nos encontramos al salir de Málaga, dirección norte, y que descubrí por primera vez hace ya años. El pueblo está tan solo a 20 km. de la capital y por eso, muchos de los que se vinieron a vivir a la ciudad, habitan en Ciudad Jardín, en las barriadas al norte de Málaga (Las Flores, Parque del Sur, Mangas Verdes, Cortijillo Bazán, Hacienda Los Montes, Jardín de Málaga y Alegría de la Huerta), de hecho, mis suegros son de allí.

Lo que más me llamó la atención de este dulce es la ocasión en que se compra: siempre que había ,y hay todavía, una misa de difuntos en el pueblo, todos los que suben de Málaga, para la vuelta se traían bien un bizcocho, bien esta riquísima torta de aceite. Suena algo sarcástico, pero el obrador del pueblo hace su agosto cuando se muere alguien de allí. Sí, todo el año hay bizcocho y torta, pero esos días, la hornada es más intensa, paradojas de la vida.

Como a mi marido le encanta (yo le tiro más al bizcocho), quise sorprenderle con una, y ya desde que el olorcillo empezó a propagarse por toda la casa, supimos que el éxito había sido rotundo. Es superfácil de hacer, así que ahí va la receta:

En una sartén, calentamos 1 taza de aceite de oliva y freímos la cáscara de un limón. Cuando empiece a humear el aceite, retiramos la cáscara, añadimos una cucharada de matalahúva, apagamos y retiramos para que se enfríe.

En un recipiente hondo vamos mezclando 2 huevos, 1 taza de azúcar, el aceite ya frío con la matalahúva, 1 taza de leche, 3 tazas de harina y 2 cucharadas rasas de levadura. Cuando todo esté bien mezclando lo volcamos en un recipiente para el horno que sea bajito ya que la torta no debe de subir, tiene que quedar bajita (yo utilice papel de horno y luego salió muy bien).

Agregamos por encima, azúcar para que haga costra, ajonjolí y un buen puñado de almendras fritas enteras que iremos hincando para que queden incrustadas. La metemos en el horno a 180 º hasta que la aguja salga seca. Después, le damos un poquitín de grill para que se dore y lista. Aquí en la foto veis lo bonita que me ha salido.

7 comentarios:

Piligoto dijo...

Que bueno debe de estar, con las almendras por lo alto riquísimo. Saludos.

luisa dijo...

Nunca lo he probado y se ve super rico. Bss.

CARMEN dijo...

Tiene una pinta estupenda. Seguro que olia a gloria en toda la casa. ME gusta mucho cuando se hacen dulces, el olor que s epropaga por todo.
Me llevo tu receta.
besitos y feliz jueves

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Lupe, maja, qué buenísima pinta tiene esto!!! no lo he probado, pero le tengo ganas, eh?
Besos.

Olga dijo...

Vaya capricho chiquilla. Hasta aquí me llega el olor.
Ummmmmmmmmmmmmmmmmm
Un saludin
Olga

Iris dijo...

Eres una genia!! A todo le metes mano y todo lo bordas. Tiene una estupenda pinta.

Un beso

Silvita dijo...

Hola, vaya pinta más buena tiene éste bizcocho o torta. Te quería pedir si tienes la receta del otro bizcocho típico de Casabermeja. Ese que lleva dibujos de merengue por encima y es muy alto y suave.
Muchas gracias de antemano