sábado, 3 de abril de 2010

CAPRICHO #31: Pizza deforme



Este plato no tiene ningún misterio, es una pizza normal y corriente. Pero lo que quiero mostraros es mi toque personal. En casa no nos gustaban las masas de pizza que se comercializan normalmente: o bien eran demasiado esponjosas, o bien demasiado duras.




El caso es que dimos con unas que estaban hechos en horno de leña, artesanas, de sabor y aspecto muy parecido a las de la pizzería pero dejaron de traerla al supermercado, así que un día se me ocurrió comprar en la panadería una masa de piña sin cocer, la extendí con el rodillo sobre la encimera de granito, espolvoreando antes un poco de harina y después la rellené al gusto. El resultado fabuloso, como de pizzería. Lo único es que al estar la masa amasada, ya tiene su forma y al estirarla con el rodillo pues nunca sale igual, y redonda ni de casualidad, mis hijos de broma la llaman "pizza deforme".

No hay comentarios: