viernes, 19 de marzo de 2010

CAPRICHO #21: Potaje de acelgas, garbanzos, langostinos y bacalao




Ahora que es tiempo de Cuaresma y en nuestros fogones cobran protagonismo el bacalao y los potajes de Vigilia, entre otros ricos manjares, quisiera mostraros mi versión personal, bastante ecléctica, de dicho plato: el potaje de acelgas, garbanzos, langostinos y bacalao. Una versión bastante especial, mezcla del potaje de acelgas de toda la vida y del potaje de langostinos y garbanzos típico de Jerez de la Frontera, con el "toque bouganvilla". Es un poco laborioso, pero el resultado merece la pena.


Para empezar, pelo 1/2 kg. de langostinos y reservo los cuerpos, poniendo a cocer las cabezas y cáscaras para obtener una fumet de pescado. Cuando ha hervido, cuelo el caldo en una cacerola y trituro las cabezas y cáscaras con la batidora para sacarle más jugo; vuelvo a colar en la cacerola. En el caldo obtenido, con un chorro de aceite y una hoja de laurel, pongo a cocer unos 400 grs. de garbanzos.


En una sartén sofrío una cebolla, un puerro y dos tomates, todo picadito. Cuando está hecho, agrego una cucharadita de pimentón de la Vera, removiendo un poco, y un chorro de vino blanco. Dejo que evapore el alcohol. Paso el sofrito con la batidora y lo incorporo a los garbanzos.


A continuación, cojo un manojo de acelgas y pico lo verde a mano, a pellizcos. Reservo la penca para otros platos. Enjuago la verdura y la echo a la cacerola (hay quien suele darle un golpe de hervor en agua con bicarbonato para quitarle amargor, pero a mí me gusta ese puntito). Agrego agua si lo veo necesario y un poquito de colorante alimentario, sal y dejo cocer a fuego medio.


En un plato desmenuzo un buen trozo de bacalao que he tenido desalando en agua desde el día anterior, habiéndole cambiado el agua varias veces. Lo incorporo al guiso. Y por último, casi al final, incorporo los langostinos, que quedan de lujo. La cocción suele durar unas dos horas y media aproximadamente, dependiendo de la calidad de los garbanzos.


1 comentario:

Iris dijo...

Ay, con la falta que me haría a mi un plato de potaje ahora mismo, que acabo de soltar la fregona, jeje. En fin que eres una genio de la cocina.

Besos