jueves, 28 de marzo de 2013

SAL ROSA DEL HIMALAYA


Sal rosa del Himalaya.  No se por qué, pero cada vez que la veo me acuerdo de la peli de Pixar, "Monstruos S.A."  cuando Sully y Mike llegan a través de una puerta al Tíbet y se encuentran con el Yeti, y éste les dice:  "¡Bienvenidos al Himalaya!" pero con doblaje hispanoamericano, pronunciando al "h" como "j".  ¡No recuerdo haberme reído más con una película de dibujos animados!

La adquirí en Makro, precio: 2,15 € (IVA incluído) la tarrina de 250 grs.

miércoles, 27 de marzo de 2013

CAPRICHO #386: Espiral de pan provenzal con nueces y queso



Desde que vi esta receta en el blog de Dolores, Mi gran diversión, me enamoré de ella y no veía el momento de hacerla, ¡con lo que me gusta el pan, hasta solo! Todavía recuerdo, siendo niña, que mi madre me mandó a comprar el pan para la merienda y en el camino de vuelta a casa, me comí mi bollo sin ná de ná. Así que cuando, esta vez, terminé de hornear, no veía el momento de darle bocado, y como dice Dolores, es empezar y no parar.

Los ingredientes necesarios son:

Para la masa:

200 gr. de agua

15 gr. de levadura fresca

140 gr. de harina de maíz

280 gr. de harina de trigo

3 c/s de aceite de oliva

1 c/c de azúcar

1 c/c de sal

Para el relleno:

3 c/s de aceite de oliva

3 tomates secos italianos

2 dientes de ajo

Romero, albahaca, tomillo

25 gr. de nueces peladas

Quesos variados rallados, en mi caso, emmental.

Primero empezamos templando el agua y disolviendo en ella la levadura, dejamos reposar unos 10 minutos.

En un recipiente, tamizamos las harinas, les añadimos el azúcar y la sal, después el agua con la levadura y el aceite y amasamos (podemos hacerlo a mano, yo utilicé los ganchos de amasar). Formamos una bola de masa homogénea y elástica, la colocamos en un bol, tapada, en un lugar cálido y dejamos que doble su volumen.

Mientras vamos haciendo el relleno: en un bol ponemos el aceite, los tomates picaditos, los dientes de ajo machacados, el romero, la albahaca y el tomillo.

Cogemos la masa ya levada, la estiramos sobre la encimera enharinada y extendemos por encima la mezcla anterior, las nueces, picaditas y quesos rallados a nuestro gusto.

Vamos cortando tiras longitudinales que vamos enrollando en espiral, podemos enrollar dos o tres juntas, según el tamaño que queramos.

Colocamos las espirales sobre la bandeja del horno, forrada con papel de hornear, tapamos de nuevo y dejamos que vuelvan a levar. Antes de hornear, podemos poner por encima más queso rallado. Horneamos unos 30 minutos a 200º.

No os podéis imaginar lo bien que huelen y sobre todo, lo sabrosas que están, acompañadas de queso y de un buen vino, son un auténtico disloque.

domingo, 24 de marzo de 2013

CAPRICHO #385: Rollitos de calabacín y salmón





He aquí un plato fácil y rico, ideal como cenita de tapeo la noche del sábado: Rollitos de calabacín, queso azul y salmón. Necesitamos:


·         Un calabacín grande y derechito

·         Una tarrina de crema de queso azul (President)

·         Salmón ahumado o marinado

·         Sal

·         Harina

·         Huevo

·         Pan rallado


Empezamos lavando el calabacín y cortándolo en tiras finas en sentido longitudinal (si tenemos una mandolina o cortadora de verduras, fenomenal, sino un poquito de cuidado y paciencia y un cuchillo bien afiladito).


Colocamos las tiras de calabacín sobre la superficie de trabajo, las secamos con papel absorbente, untamos la crema de queso, en mi caso, azul pero eso, a gusto de cada uno; colocamos encima tiritas de salmòn, yo utilicé del marinado, según esta receta; enrollamos con cuidadín y pinchamos con un palillo. Añadimos un poco de sal por encima,  pasamos por harina, huevo y pan rallado y a freír en abundante aceite caliente, sacamos y escurrimos sobre papel absorbente.  Lo siguiente: pasarlos a la mesa y ¡a disfrutar!


Se podría pasar previamente las tiras de calabacín por la plancha, para que estuvieran más flexibles, pero en casa nos gusta mucho el ligero toque al dente que tiene si se enrolla tal cual.

miércoles, 20 de marzo de 2013

CAPRICHO #384: Bacalao al ajoarriero





Este ha sido el plato principal del almuerzo de hoy, a petición de mi querido esposo, como homenaje por ser el día de su santo y además ser papá de dos guapísimos mocetones.  Es la primera vez que preparo el bacalao al ajoarriero y os aseguro que no va a ser la última porque está sabrosísimo.


Necesitamos:


·         unos 800 grs. de bacalao salado

·         6 dientes de ajo + otros dos

·         1 pimienta cayena

·         1 brick de tomate natural triturado de 800 grs.

·         1 cucharada de azúcar

·         Pimientos del piquillo (cantidad al gusto)

·         1 pimiento verde

·         1 cebolla

·         2 patatas hermosas


Empezamos a preparar la receta el día anterior, poniendo en remojo el bacalao y cambiándole el agua al menos unas tres veces.


A la hora de proseguir, escurrimos el bacalao, incluso lo secamos con papel absorbente y lo desmigamos, quitando las espinas.  Reservamos.


En una sartén con un pelín de aceite, rehogamos los ajos, cortados en láminas finas y los pimientos del piquillo, también cortados en tiras.  Una vez doraditos los ajos, escurrimos con la ayuda de un colador y también reservamos.


En otra sartén o mejor, cazuela de barro, con un poco de aceite, rehogamos la cebolla y el pimiento verde, cortados muy chiquititos.  Una vez pochados, añadimos la salsa de tomate y una cucharada de azúcar y dejamos hacer a fuego suave.


Pelamos y picamos las patatas en dados chiquititos y los freímos.  Una vez doraditos, los sacamos a escurrir el exceso de aceite sobre papel absorbente.  Reservamos.


En la misma sartén donde hemos frito las patatas, quitamos aceite y dejamos un poco para dorar dos dientes de ajo y una pimienta cayena.  Retiramos éstas e incorporamos el bacalao en tiras, removemos y dejamos que coja un poco de color.


Incorporamos el bacalao a la sartén donde tenemos las verduras con la salsa de tomate, además de los pimientos del piquillo y las patatas en dados.  Dejamos cocer unos diez minutos a fuego lentito y servimos caliente.


Como veréis, no utilizo sal en la receta salvo un pelín muy pelín que les añadí a las patatas para freírlas.  La sal que aún tiene el bacalao es más que suficiente.


De postre, hubo una riquísima Tarta de San Marcos que podéis ver aquí.

sábado, 16 de marzo de 2013

CAPRICHO #383: Dalkys caseros de chocolate





He buscado y buscado en la red esta receta, pero sólo la he encontrado usando la thermomix; como yo no la tengo y viendo que si salía desastre tampoco el gasto era desmesurado, probé a elaborarla de manera artesanal y menos mal que me salió.  Yo, supercontenta y mis hijos más.

Necesité:

- 500 ml leche + 1 vaso
- 3 huevos
- 6 cucharadas cacao (usé Valor)
- 2 cucharadas azúcar
- 1 cucharada harina
- 200 ml. de nata para montar
- 2 cucharadas de azúcar glass
- fideítos de chocolate

En un cazo dispuse el medio litro de leche, los huevos, el cacao, el azúcar y la harina y los batí con la batidora.  Puse a calentar a fuego suave, removiendo con las varillas, cuando empezó a espesar añadí el vaso de leche restante y seguí removiendo hasta que volvió a espesar.

Vertí el contenido en vasitos de cristal llenando sólo hasta la mitad y dejé enfriar.  Una vez fríos, monté la nata con el azúcar glass, terminé de rellenar los vasitos con ayuda de la manga pastelera y adorné con los fideítos de chocolate. 

martes, 12 de marzo de 2013

CAPRICHO #382: Torrijas de aftereight



Es tiempo de Cuaresma y uno de los dulces típicos de estas fechas son las torrijas. Ya he contado en alguna ocasión anterior mi primer encuentro con las torrijas y debo confesar que, a pesar de que están muy ricas, no soy muy fan de dulces emborrachados o de la miel en recetas dulces, así que las torrijas que más me gustan son las que hago yo, porque las adapto a mi gusto personal, y lo que son las cosas, acaban gustando también a los que me rodean.

El año pasado publiqué unas con chocolate blanco y coco y esta vez he querido experimentar a ver qué tal me salían estas torrijas de aftereight; resultado: la bandeja voló, buena señal.

Necesitamos:

• Pan especial para torrijas (yo suelo comprar el que venden en mi panadería habitual, podéis ver la foto más abajo)

• 100 grs. de chocolate con menta

• Un chupito de ron añejo

• 200 ml. de nata líquida (suelo usar de montar)

• Mantequilla

• Azúcar blanquilla

• Agua

• Azúcar moreno (para el rebozado)

Empezamos colocando en un cazo la nata, el chocolate y el ron. Calentamos y deshacemos el chocolate. Reservamos y dejamos entibiar.

Mientras disponemos las rebanaditas de pan en una bandeja. Vertemos la mezcla anterior, ya tibia y dejamos que empape bien.

En una sartén derretimos 50 grs. de mantequilla, añadimos 2 cucharadas soperas de azúcar, removemos y añadimos un chorrín de agua. Dejamos que espese un poco y vamos metiendo las torrijas, dejando que se “tuesten” por ambos lados. Si vemos que se nos gasta el jarabe, volvemos a añadir mantequilla, azúcar y agua.  Sacamos a escurrir a un plato (ojo, sin papel absorbente, que se queda pegado). Una vez tibias, las emborrizamos con el azúcar moreno y listas para disfrutar.

éste es el pan especial para torrijas

domingo, 3 de marzo de 2013

CAPRICHO #381: Ensalada Xató



A propósito de la Salsa Romescu de hace dos entradas, tanto Mª José de Hecho en casa como Aurora me sugirieron hacer una Ensalada Xató, así que ni corta ni perezosa, me faltó tiempo para ver qué ingredientes necesitaba y tenerlos todos listos para poder disfrutar de una ensalada de lujo.

Los ingredientes:

• 1 escarola

• 1 trozo de bacalao salado

• Atún

• Anchoas

• Aceitunas verdes y negras

• Salsa romescu ( pinchad aquí para ver la receta)

La elaboración:

El día antes metemos en agua el bacalao para desalarlo, cambiamos el agua al menos tres veces. En el momento de preparar la ensalada, escurrimos el bacalao, lo secamos con papel de cocina y lo desmigamos. Reservamos.

Cortamos la escarola a nuestro gusto, la enjuagamos bien y escurrimos (la centrifugadora de verduras es realmente una maravilla). Disponemos la escarola en la ensaladera, añadimos las migas de bacalao, el atún en lasquitas, las aceitunas. Vertemos por encima la salsa romescu (no toda) y adornamos con las anchoas y unas poquitas aceitunas más. En una salsera colocamos la salsa romescu restante para quien quiera servirse más y a disfrutar de una ensalada realmente potente de sabor.

Como véis, no pongo cantidades exactas, aquí cada uno tiene licencia para darse un capricho.