jueves, 20 de diciembre de 2012

CAPRICHO #369: Hojaldrinas caseras



Antes de que nos enclaustremos en nuestras cocinas y éstas empiecen su frenesí navideño, quiero aprovechar la ocasión para desearos a todos unas felices fiestas y un año nueeeeeevo, pero nuevo de verdad, que el 13 a mi me late y os aseguro que es un número con buen augurio, por lo menos para mí siempre ha sido así.

También os quiero presentar mis primeras hojaldrinas caseras, con receta de la mamá de mi amiga Maite, que están realmente deliciosas y que durante años han sido el furor de los compañeros de la oficina.  Gracias, Maite por pasarme la receta.

HOJALDRINAS CASERAS

Ingredientes:


• ½ kg. de manteca de cerdo

• 1 kg. de harina

• 125 ml. de zumo de naranja

• 125 ml. de vino blanco

• Ralladura de naranja

• 2 c.s. de Triple Seco (opcional, esto ha sido una añadidura mía)

• Ajonjolí

• Azúcar glass para rebozar

Elaboración:

En un recipiente grande, trabajamos la manteca con las manos hasta ponerla a punto de pomada. Añadimos el zumo de naranja, el vino blanco, la ralladura de naranja, el Triple Seco y el ajonjolí. Vamos añadiendo la harina tamizada, poco a poco, y la vamos trabajando hasta que la masa se despegue de las paredes del bol. Volcamos sobre la encimera y seguimos añadiendo la harina, amasando a mano. Una vez que ha admitido toda la harina vamos dando forma a las hojaldrinas y las vamos colocando en la placa del horno, sobre papel de hornear. Las metemos en el horno precalentado a 200º hasta que estén hechas, más o menos 30 min., dependiendo del horno.

Una vez hechas, las sacamos y las rebozamos en azúcar glass, esperamos que enfríen y listas para degustar.

Esta vez les di forma de estrella con un molde de galletas pero se suelen amasar bolitas a mano y aplastarlas un poquito.

lunes, 17 de diciembre de 2012

CAPRICHO #368: Hamburguesas casi vegetales



¿A qué adolescente no le pirran las hamburguesas? Mis hijos son devoradores natos, no se les resisten, y cuantos más ingredientes añadidos, mejor; a veces no me puedo creer que puedan abrir la boca tanto como para poder dar un bocado a tan descomunal bocata pero sí, son capaces. Lo mejor de todo es que sus favoritas son las caseras, es decir, las que les hace su mami; pero mami, como dice papi, a veces es muy pícara y se aprovecha de la coyuntura para añadir ingredientes nutritivos, saludables y buenísimos para el desarrollo corporal e intelectual de sus retoños. Y como no solo de carne vive el hombre, que la verdura también está muy requetebuena, esta vez las hamburguesas son casi vegetales, porque hombre, un poquitín de carne llevan pero lo más sabroso fue su parte “vegeteibol”.

Ingredientes:

• ½ kilo de espinacas

• 1 cebolla

• 1 zanahoria

• 3 dientes de ajo

• ½ kilo de carne de pollo picada (usé muslos porque son más jugosos)

• Aceite de oliva

• Sal, pimienta

Para empezar, como las espinacas eran congeladas, las cocí en agua hirviendo con un poquito de sal. Una vez cocidas, las escurrí en un colador grande, apretando con el dorso de una cuchara para retirar todo el exceso de agua.

Corté la cebolla y la zanahoria en daditos chiquititos y el ajo muy picadito. En una sartén con un poco de aceite sofreí la cebolla y los ajos; al ratito incorporé la zanahoria y más tarde, las espinacas. Rehogué a fuego medio hasta que todo quedó bien hecho. Aparté y dejé enfriar.

En un recipiente hondo dispuse la carne de pollo picada, utilicé muslo porque es más jugosa. Salpimenté y añadí las verduras rehogadas. A mano (con un guante) fui revolviendo para que todo se mezclara bien. Una vez todo ligado dejé un rato en el frigorífico. A la hora de comer, di forma a las hamburguesas y las hice en una plancha con un pelín de aceite a fuego suave para que no se torraran mucho.

Las serví en unos bollitos con sésamo, untados con mayonesa y una loncha de queso de fundir, esta vez no parecían rascacielos, pero su sabor nos hizo ver el cielo.

lunes, 10 de diciembre de 2012

CAPRICHO #367: Salchichas a la oliver exquisita



Siempre he cocinado las salchichas frescas al vino blanco y cuando vi esta receta en el blog de Inma, que ella vio en el blog de Sonia, no pude resistirme a hacerlas, y como resultó ser un plato tan delicioso, de ahí el nombre de este capricho. Vamos a necesitar:

• Medio kilo de salchichas frescas (de pollo o cerdo)

• 2 cebollas

• 1 cucharada de tomillo (en mi caso, seco)

• 1 cucharada de harina

• 1 cucharada de salsa de soja

• 1 cucharadita de salsa Worcestershire

• 250 ml. de caldo de carne (es estupendo tener en la despensa pastillitas de concentrado)

• Sal y pimienta

• Aceite de oliva

Con todos los ingredientes preparados, vamos al lío:

Hacemos las salchichas en una plancha con un poco de aceite. Vamos reservando conforme se vayan haciendo.

Mientras, en una sartén, sofreímos las cebollas cortadas en juliana. Les añadimos el tomillo y la harina, removemos y dejamos que se tueste la harina. A continuación le añadimos la salsa de soja, la salsa worcestershire y el caldo de carne. Incorporamos las salchichas y dejamos que la salsa vayan espesando y la carne tomando sabor. Rectificamos de sal si es necesario. Lista para servir, esta vez  las acompañé de champiñones salteados.

jueves, 6 de diciembre de 2012

CAPRICHO #366: Solomillo Wellington



Buscando en la red acerca de esta receta he llegado a la conclusión de que, ingredientes más o menos, realmente se trata de un solomillo de cerdo envuelto en hojaldre; recetas muchas, al gusto de cada mesa, ricas todas, así que quise hacer la mía particular, al gusto de mi familia.

Ingredientes:

·         1 solomillo de cerdo
·         2 láminas de hojaldre
·         6 lonchas de bacon
·         Paté ibérico
·         1 cebolla
·         Sal
·         Azúcar
·         Vino blanco
·         Huevo

Mientras se descongelaban las láminas de hojaldre, partí el solomillo por la mitad ya que era grande, así que en realidad hice dos pero más pequeños. Les añadí sal por encima y en una sartén con aceite sellé los dos trozos para que retuvieran dentro los jugos.

Corté también la cebolla en juliana y la puse a sofreír en una sartén con aceite, una vez lista le añadí dos cucharaditas de azúcar, removí y dejé que siguiera rehogando un poquito más.  Para terminar, vertí encima un buen chorro de vino blanco y dejé que se fuera consumiendo a fuego lento.  Una vez caramelizada, la pasé a un colador para retirar el exceso de aceite.

Con el hojaldre ya descongelado, estiré las dos láminas (corté y reservé unas tiras para decorar al final), coloqué sobre cada una de ellas 3 lonchas de bacon, en sentido perpendicular.  Coloqué encima los solomillos, esta vez en el mismo sentido del hojaldre y les unté paté ibérico por encima y por los lados.  Encima dispuse la cebolla caramelizada.  Cerré totalmente los hojaldres, sellando bien los bordes con un pelín de agua.  Los coloqué en la bandeja del horno, adorné con las tiras de hojaldre que tenía reservadas, pincelé con huevo batido y los introduje en el horno, precalentado a 180º, unos 25 min. aprox.

Una vez listos, los emplaté, acompañados de rodajas de piña asada (en una sartén con un pelín de mantequilla, se incorporan unas rodajas de piña, se les espolvorea unas cucharaditas de azúcar por ambas caras y se deja que dore un poquito).

Ha resultado ser un plato delicioso, intenso de sabor, debido al paté ibérico; para los amantes de sabores más suaves recomiendo otro tipo de paté más moderado.

sábado, 1 de diciembre de 2012

CAPRICHO #365: Trenza de hojaldre de verduras al curry



Hace unos días, Tere publicó en su blog, Terecetario, una trenza de hojaldre de verduras al curry que nada más verla pensé que ya había encontrado la receta perfecta para gastar una lámina de hojaldre que tenía guardada en el congelador desde hacía tiempo, así que me puse manos a la obra. Necesité:

• La lámina de hojaldre, descongelada

• 1 zanahoria

• 1 cebolla

• 1 pimiento verde

• Medio pimiento rojo

• 1 puerro

• 1 calabacín

• Albahaca seca y curry (al gusto de cada uno)

• Aceite de oliva

• Harina

• Leche

• 1 huevo batido

• Sal

• Semillas de amapola para decorar

Corté las verduras en brunoise, excepto la cebolla, que me gusta más en juliana y el puerro, en aros. Las puse a rehogar en un sartén con aceite. Añadí una pizca de sal y dejé hacer a fuego suave. Cuando estaban casi listas añadí la albahaca y el curry, removí y dejé hacer unos minutos. Añadí una cucharada de harina y vuelta a remover para que se tostara bien. A continuación, fui añadiendo leche poco a poco y rectifiqué de sal, hasta conseguir la consistencia deseada. Retiré del fuego y dejé entibiar.

Coloqué la masa de hojaldre estirada sobre la placa de horno con papel de hornear, de forma apaisada y visualmente la dividí en tres partes iguales. En la parte central coloqué las verduras. A continuación, hice cortes en ángulo con una separación de dos dedos en los lados exteriores y fui cerrando sobre las verduras, a modo de trenza, alternando tiras de un lado y otro. Una vez cerrada, pincelé con huevo batido y espolvoreé con las semillas de amapola.
Al horno precalentado a 180º, una media horita más o menos y lista para comer. Se puede comer fría pero calentita está mucho mejor.

Este plato sirvió como entrante para celebrar el cumpleaños de mi marido y como lo que bien empieza, bien acaba, la tarta del cumple fue una Tarta Selva Negra que podéis ver pinchando aquí.