domingo, 25 de noviembre de 2012

CAPRICHO #364: Pimientos de Padrón fritos



Hoy estoy como decimos por aquí, floja perdía, es decir, que no tengo ganas de hacer nada, tal vez porque ayer fue un día de carreras y acabé molida, así que mi marido ha preparado unas supermigas que le han salido increíblemente buenas y nos hemos puesto moraos. Las migas tienen un don: se pueden acompañar de un montón de cosas ricas como puede ser unas aceitunas aliñadas partidas, un huevo frito, un trozo de lomo en manteca, rabanillos, una granada desgranada o como esta vez, unos pimientos fritos, hoy de Padrón.
 
Su elaboración como lo del mecanismo de un chupete: un cuarto de pimientos de Padrón, sal y aceite de oliva. Enjuagamos y secamos bien los susodichos, calentamos aceite en una sartén, freímos, retiramos y añadimos la sal por encima. ¿Fácil, no? Sólo nos queda servirnos una copita de vino dulce de Málaga y a disfrutar.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

CAPRICHO #363: Jibia en salsa de almendras



El pan de cebolla de la entrada anterior sirvió para acompañar a este rico plato malagueño: Jibia en salsa de almendras, sin duda uno de los sabores más destacados de mi mapa de los recuerdos.

Receta muy habitual en los hogares malagueños y muy fácil de hacer. Para hacerla necesitamos:

• 1 kg. de jibia, limpia y cortada en tiras

• Guisantes y/o zanahorias

• 1 hoja de laurel

• Granos de pimienta negra

• Agua

• 1 rebanada de pan

• Un puñado de almendras sin piel

• 1 cebolla

• Vino blanco

• Pimentón dulce, sal y colorante alimentario


Empezamos añadiendo un poco de sal a las tiras de jibia, las enharinamos y las doramos en una sartén con abundante aceite caliente. Las pasamos a una cazuela y les añadimos, en mi caso, zanahorias baby aunque lo más típico es ponerle guisantes, o chícharos, como decimos aquí. En casa, como hay problemas de alergia, pues eso, zanahorias. Añadimos una hoja de laurel, unos granos de pimienta, cubrimos de agua y a cocer a fuego medio.

Mientras cuece vamos preparando la salsa: en una sartén freímos por separado 1 rebanada de pan, un puñado de almendras sin piel y 1 cebolla cortada en brunoise. Trituramos estos ingredientes en el vaso de la batidora, le añadimos un chorro de vino blanco y un poco del agua de cocción para hacerla más ligera.

A media cocción, incorporamos la salsa a la jibia, añadimos un poco de pimentón, colorante y sal y dejamos que espese a fuego suave. Ya tenemos nuestra jibia lista para comer, acompañada de taquitos de patata frita,  imprescindible mojar en la salsa.

sábado, 17 de noviembre de 2012

CAPRICHO #362: Pan de cebolla



Siguiendo una receta del blog Juego de sabores, el cual os recomiendo que visitéis porque es una auténtica delicia tanto por sus recetas como por sus magníficas fotografías, hice este Pan de cebolla, no con thermomix porque no la tengo pero sí con mi amasadora y mis manos.

En primer lugar, preparé la cebolla caramelizada: corté en juliana media cebolla morada y media cebolla dulce. Las puse a pochar a fuego suave en una sartén con un poco de aceite de oliva. Una vez rehogadas, añadí dos cucharaditas de postre de azúcar, removí y vertí un chorro de vino dulce que dejé consumir casi por completo, siempre a fuego suave. Puse a escurrir el aceite sobrante con ayuda de un colador.

Luego para el pan, en 125 grs. de agua templada disolví 20 grs. de levadura fresca y dejé reposar 5 minutos. En el vaso de la amasadora dispuse 300 grs. de harina de fuerza, ½ c.p. de azúcar, ½ de sal. Añadí el agua con la levadura y empecé a amasar. Cuando la masa cogió su textura, añadí la cebolla escurrida, volví a amasar, siempre con los ganchos, un minutito más. Volqué la masa sobre la superficie de trabajo enharinada y seguí amasando un poco más, añadiendo harina cuando veía que la masa se pegaba a la superficie.

Una vez lista la masa, le di forma alargada, la coloqué en la bandeja del horno, sobre papel de hornear y la metí dentro de él. Programé 50ºC y cuando la masa dobló su volumen subí a 200ºC. La horneé durante unos 45 min.

No os podéis imaginar lo rica que estaba y lo bien que olía. La corteza, crujientita y la miga, tierna tierna. Cayó enterita en el almuerzo y eso que pesó una vez hecha 642 grs. exactos, vamos, un pedazo de barra.

Ya sé que mi elaboración es poco convencional, mi horno también es que es un churro de horno, pero mientras tire…, pero os aseguro que salió delicioso y mis hijos dan fe de ello.

jueves, 15 de noviembre de 2012

CAPRICHO #361: Nidos de portobellos



Hace unos días compré y probé por primera vez los portobellos, una variedad del champiñón común. ¿Diferencias entre ambos? Económicamente, los portobellos cuestan el doble, tienen un color oscurito y la carne más prieta, de sabor son prácticamente iguales pero la contundencia de la carne merece la pena, incluso sopesando con la mano se nota.

Los hice rellenos, sin complicaciones, tirando de frigo y quedaron de rechupete.

Lo primero fue enjuagarlos y limpiarlos bien, secando con un paño limpio. Separé los pies y los piqué menuditos. También piqué un poco de cebolla y unos palitos de surimi. En una sartén con un poco de aceite sofreí la cebolla, los pies picaditos y el surimi picadito. Una vez listos, les añadí unas cucharadas de crema de queso y mezclé bien.

Pasé los sombreretes por la plancha para que se hicieran. Una vez listos, los rellené con la mezcla anterior, cubrí con queso emmental y decoré con cebollino picado. Al grill hasta que el emmental se derritió y ¡a la mesa a disfrutar!

martes, 13 de noviembre de 2012

CAPRICHO #360: Pollo al chilindrón



Mi amiga Ana es cocinera de profesión y de estas lides sabe un montonazo. Tiene una amplia colección de libros; entre ellos destaca “Cocina Inteligente” 777 recetas, de Alicia Bustos Pueche, y tuvo a bien dejármelo para que cogiera las recetas que más me gustaran. La labor ha sido imposible, me quedaría con todas; además, siguiendo los pasos tal cual, los platos salen redondos. Creo que me voy a pedir un ejemplar para Reyes.

Mientras tanto voy cocinando cosas ricas, como este Pollo al chilindrón, que había oído hablar mucho de él pero nunca lo había hecho. Esta receta se ha convertido ya en una más de mi repertorio.

Para hacerla necesitamos:

• 2 pollos pequeños

• 100 grs. de jamón serrano

• 6 pimientos rojos asados (yo utilicé del piquillo en tiras, un tarrito)

• 1 kg. de tomates o bien salsa de tomate casera

• 30 grs. de almendra molida

• 1 cebolla

• 3 dientes de ajo

• Aceite, sal y pimienta

Empezamos limpiando el pollo y partiéndolo en octavos (el carnicero nos puede ahorrar el trabajo haciéndolo el mismo). Salpimentamos y freímos en abundante aceite caliente hasta que esté doradito por fuera pero sin hacer por dentro. Apartamos y escurrimos.

En una cacerola con un poco de aceite, rehogamos la cebolla en juliana y los ajos en láminas. Una vez lista, añadimos los pimientos cortados en tiras y el jamón en trocitos. Se remueve un poquito, suavemente. Añadimos la salsa de tomate y al primer hervor incorporamos el pollo y dejamos que se cueza a fuego suave hasta que se termine de hacer. El toque final: añadimos la almendra molida por encima (esta vez no pudo ser, confiando en que tenía, me llevé un chasco al comprobar que no). Acompañamos, por ejemplo, con arroz blanco.

Está realmente rico, imprescindible la barra de pan para mojar, como debe ser.

sábado, 10 de noviembre de 2012

CAPRICHOS #358 y #359: Patatas a lo pobre con almejas y medallones de merluza empanados a la mostaza



Desde que mi amiga y compi Manoli me sugirió este plato hasta que lo puse en práctica no pasó ni una semana completa, ¿por qué? porque si ella lo dice es una verdad como un templo y si no lo creéis, pasaros por “La pequeña Españita”, que regenta junto a Felipe, su marido desde hace ya un montón de años. Lugar cálido, como sus dueños, buena gente donde los haya, en el que se puede saborear comida de toda la vida, casera y que sabe a gloria: su conejo a la brasa, su arroz caldoso, ¡sus caracoles!, ¡¡sus patatas fritas!!, ¡¡¡su zurrapa!!!... y muchas cositas más que podéis ver en su carta.  

Para mí es un don de Dios tenerla como amiga y como compañera, por todos esos buenos momentos en la parroquia, por esas barbacoas de fin de curso, por nuestros chistes y nuestras carcajadas, por nuestro trabajo, y también, por ese beso que levanta el ánimo en las horas chungas. ¡Manoli, eres un crack!

Estas patatas a lo pobre con almejas sirvieron de acompañamiento a unos medallones de merluza empanados a la mostaza y resultó que aunque el pescado estaba rico, la guarnición estaba de lujo.

Las patatas a lo pobre, como las suelo hacer: en una sartén se pone a freír a fuego medio suave, patatas cortadas a rodajas de unos 5 mm., 2 ó 3 pimientos verdes en aros y 1 cebolla en juliana, se les añade sal y tomillo y cuando están casi listas se les añade las almejas (la cantidad a ojo, dependiendo de la cantidad de patatas según el número de comensales), esperamos que se abran y listas para servir.



El pescado que puse era en si unos medallones de merluza congelados que no sabía si iban a resultar así que para curarme en salud los preparé de esta forma: una vez descongelados, les añadí un poco de sal, los pasé por harina, les unté mostaza a la antigua por uno de las caras, los pasé por huevo y, por último, por pan rallado. Freír y listos. La verdad es que estaban ricos, pero las patatas estaban mejor.

jueves, 8 de noviembre de 2012

CAPRICHO #357: Fabes (de las auténticas) con almejas



Porque éstas sí que son de las buenas, de Asturias, que vinieron de la manita superapañá de Inma (Oliver a la malagueña), de ese viaje de fin de curso de padres con niños incluídos (¡¡¿cómooooo?!!).

La receta vino también de Oviedo, pero esta vez de la mano de Angeles, Gifte´s mother, ¡lo que es la blogosfera! nuestros hijos comparten webcomic y de ahí ha nacido una preciosa amistad; además venía acompañada de más riquísimas fabes (¡cómo nos vamos a poner este invierno!), una de ellas verdinas que van a caer muy prontito, esta vez, con langostinos. Babeo nada más pensarlo (¡pero qué listo era Pavlov!). Gracias a las dos con todo mi corazón.

Para empezar, ponemos en remojo ½ kilo de fabes unas 12 horas. Pasado este tiempo, las lavamos y las ponemos a estofar con ½ zanahoria, 1 puerro y ½ cebolla durante una hora y media. Cuando rompa a hervir asustamos las fabes, es decir, le añadimos un chorrito de agua fría, así tres veces. Pasada la hora y media, probamos si están tiernas las fabes, si vemos que todavía no, dejamos cocer un poco más.

Mientras vamos rehogando 3 dientes de ajo, ½ zanahoria, ½ pimiento, ½ cebolla y perejil, todo muy picadito. Una vez hecho, incorporamos 800 grs. de almejas, dejamos que se abran, añadimos 1 vasito de tomate frito, 1 vaso de vino blanco y dejamos hacer lentamente. Después incorporamos todo esto a las fabes, sazonamos dejamos que cueza unos minutos y ¡a disfrutar!

sábado, 3 de noviembre de 2012

CAPRICHO #356: Briè al horno con olivas y tomates italianos


Una receta ideal para una cenita de picoteo de noche de sábado: Briè al horno con olivas y tomates secos italianos.

Necesitamos:

• Una cuña de queso briè de 200 grs.

• Aceitunas negras sin hueso, cantidad al gusto

• Tomates secos italianos, cantidad al gusto

• 1 c.p. de ajo molido

• 1 c.p. orégano

Cogemos la cuña de queso y le raspamos la cortecilla blanca ya que ésta amarga un poco. Troceamos el queso y lo colocamos en un recipiente apto para el horno. Cubrimos con las aceitunas y los tomates muy picaditos, espolvoreamos con el ajo molido y el orégano. Horneamos a 200º unos 10 min. o, en mi caso, en el microondas a la máxima potencia, unos 2 minutos.

Sólo nos queda tostar rebanaditas de pan y acompañar con un buen vino. Buen provecho.

Esta delicia la vi en el blog de Sonia, L´Exquisit.