miércoles, 31 de octubre de 2012

CAPRICHO #355: Buñuelos de viento rellenos de crema de trufa


Mañana es la Festividad de todos los Santos y pasado, de todos los Difuntos, y aunque creo que eso de Halloween es bastante divertido, en especial para niños y jóvenes, no debemos por ello dejar en el olvido nuestras tradiciones. En el tema culinario, los panellets, huesos de santo y buñuelos de viento son los bocados estrella de estos días y ¿quién puede resistirse a tan deliciosos manjares? Yo no y por eso no pude resistir la tentación de preparar unos deliciosos Buñuelos de viento rellenos de crema de trufa que van a durar más bien poco en cuanto los ponga en la mesa.

¿Qué hizo falta?

• ¼ litro de líquido (mitad leche, mitad agua)

• 1 c.s. brandy

• 50 grs. de mantequilla

• La ralladura de un limón

• 2 grs. de sal

• 150 grs. de harina

• 50 grs. de azúcar glass

• 1 c.p. levadura Royal

• 4 huevos

• Aceite de girasol

• 1 brick de nata de montar de 200 ml.

• Otros 50 grs. de azúcar glass

• 100 grs. de chocolate para fundir

• Azúcar glass para decorar

En un cazo calenté todo junto la leche y el agua, el brandy, la mantequilla, la sal y la ralladura de limón. Al romper a hervir añadí de golpe la harina con la levadura y el azúcar y removí con fuerza hasta que empezó a despegarse de las paredes. Retiré del fuego y dejé enfriar.

Ya frío, fui añadiendo los huevos uno a uno, trabajando con la mano (con un guante, claro está) hasta que quedó bien ligado (al final, si quedan algunos grumitos, la ayuda de la batidora no viene nada mal).

Puse a calentar en una cacerola el aceite de girasol a fuego medio suave. La técnica para hacer las bolitas en bien sencilla: sumergimos dos cucharas en el aceite caliente, dejamos que cojan algo de calor, las sacamos, con una de ellas cogemos una porción de la masa y con la otra la empujamos dentro de la cacerola, así una a una. Las bolitas empiezan a formarse y a subir y van nadando alegremente mientras se doran. Las sacamos a escurrir sobre papel absorbente. Una vez frías, las abrimos parcialmente y las rellenamos de crema de trufa con ayuda de la manga pastelera.

La crema de trufa es muy sencilla de hacer: Calentamos la nata con 50 grs. de azúcar glass, cuando empieza a hervir añadimos el chocolate y dejamos que se derrita. Retiramos y dejamos enfriar, primero a temperatura ambiente y luego en el frigo. Una vez bien fría procedemos a montarla con las barillas y lista.

Para terminar espolvoreamos por encima con azúcar glass y a disfrutar.


sábado, 27 de octubre de 2012

CAPRICHO #354: Dunkin donuts, o lo que lo mismo, donuts sin agujero



Porque puestos a elegir, mejor que haya a que falte, ¿no? Y si soy sincera, porque no encontré artilugio redondo del tamaño idóneo para hacer el hueco.

El caso es que este es mi tercer intento de hacer donuts (o dunkins) y, como se suele decir, a la tercera va la vencida. Sencillamente, hoy estoy feliz porque me han salido ¡uhmmmmmss, de rechupete! Lo peor va a ser resistirse a probar más de uno de una atacada, porque toda la casa huele deliciosamente, en fin, ¿qué le vamos a hacer?

¿Qué he necesitado?

• 450 grs. de harina

• 25 grs. de levadura fresca

• 60 grs. de azúcar glass y 1 cucharada de esencia de vainilla

• 140 ml. de leche

• 2 huevos (250 grs. al peso)

• 65 grs. de mantequilla a temperatura ambiente

• 5 grs. de sal

• Aceite de girasol para freír

• Azúcar normal para rebozar

¿Cómo los he hecho?

Mi madre, que es más apañá que las pesetas, viendo hace unos días la oferta de la batidora amasadora de Lidl, adelantó el regalo de mi santo, cosa que yo le agradezco un montonazo. Os pongo una foto del aparatejo en cuestión, que está superchulo.


Pues bien, en el recipiente incorporé la harina, el azúcar, los huevos, la mantequilla, la esencia de vainilla y la sal. La leche la calenté en el microondas hasta que estuvo tibia y disolví en ella la levadura, dejé reposar 5 minutos e incorporé también al recipiente. Trabajé todo con los ganchos de amasar hasta que se formó una bola lisa y trabajada. La volqué sobre la encimera enharinada y la seguí trabajando un poco a mano (reconozco que me gusta esta tarea). Estiré con el rodillo hasta dejarla con un grosor de 2 cms y procedí a cortar círculos con un aro de emplatar, que fui colocando sobre la bandeja del horno forrada con papel sulfurizado. Tapé con un paño limpio, introduje en el horno apagado y dejé que levara durante unas dos hora.

Pasado este tiempo, calenté el aceite de girasol en una cacerola a fuego medio-suave y fui friendo los dunkins hasta verlos doraditos, dándoles vueltas. Los saqué a una bandeja con papel absorbente para retirar el exceso de aceite y, todavía calentitos, los fui rebozando con azúcar normal. El resultado es el que veis, ojalá el ordenador pudiera también reproducir el olorcillo tan rico que tienen.

sábado, 20 de octubre de 2012

CAPRICHO #353: Carpaccio de salmón


Hacen 16 años que probé por primera vez el salmón, y desde entonces es uno de mis sabores favoritos, bien sea a la plancha, en hojaldre o como en este caso, marinado.

Ideal para una cenita especial, fácil de hacer y delicioso de comer. Necesitamos:

• 1 taco de lomo de salmón congelado previamente (al menos 48 horas)

• 2 cucharadas de pepinillos en vinagre

• I cebollita tierna

• Zumo de limón

• Aceite de oliva

• Sal y eneldo picado

Primero dejamos que el salmón se vaya descongelando; cuando aún está algo duro, vamos cortando con un cuchillo bien afilado, filetitos finos y los vamos disponiendo en un plato o fuente. Les añadimos sal y los regamos con el zumo de limón. Picamos muy chiquititos los pepinillos y la cebolla y los disponemos por encima. Añadimos un hilo de aceite, espolvoreamos con el eneldo y tapamos con film transparente. Lo metemos en el frigorífico, dejándolo marinar al menos dos horas (yo lo hice por la mañana para la cena). A la hora de comer, sabe divino en tostas de pan untadas con una salsa de mayonesa con alcaparras muy picaditas.

Esto lo vi en Entre recetas y libros.

domingo, 14 de octubre de 2012

CAPRICHO #352: Ensalada templada de salmón



Un plato sugerente y atractivo, fácil de hacer y delicioso de tomar. Necesitamos (para dos comensales):

• 4 ó 5 hojas de lechuga

• 2 patatas pequeñas

• 200 grs. de salmón

• 1 cebolla

• 1 pimiento

• 1 diente de ajo

• Sal

• 2 c.s. de vinagre de manzana

• 1 c.p. de azúcar

• Aceite de oliva

• Eneldo

Empezamos colocando las patatas bien lavadas y con piel en un cazo con agua y sal y lo llevamos a ebullición hasta que las patatas estén cocidas. Sacar, dejar enfriar, quitar la piel y cortar en rodajas. Reservar.

En una sartén, con aceite de oliva, sofreímos la cebolla cortada en juliana, añadimos el pimiento también cortado fino y lo dejamos pochar a fuego lento. Una vez listos, añadimos el ajo muy picado y doramos. Añadimos el azúcar, removemos, incorporamos el vinagre, removemos y dejamos cocer un poco. Apartamos del fuego y reservamos.

Cortamos el salmón en filetes finos (para facilitar el corte, yo utilizo los lomos semidescongelados y así me resulta más fácil conseguir el grosor deseado). Lo hacemos a la plancha con un poco de aceite (no olvidar ponerles un poco de sal).

Vamos a montar el plato:

Colocamos primero una cama de lechuga bien lavada y escurrida, cortada en trozos grandecitos. Encima, en el centro, colocamos las rodajas de patata y sobre ellas, el sofrito de verduras. Alrededor colocamos los filetitos de salmón. Regamos con un hilo de aceite y espolvoreamos con un poco de eneldo.

Esta receta la vi en "Cocina inteligente" de Alicia Bustos Pueche, aunque realicé algunas modificaciones.

sábado, 6 de octubre de 2012

CAPRICHO #351: Mejillones en salsa picante



Os presento una receta rápida, sencilla y diferente cuyo principal ingrediente son los mejillones: Mejillones en salsa picante.
Necesitamos:
• Medio kilo de mejillones baby

• 2 dientes de ajo

• 1 brick pequeño (210 grs.) de tomate frito

• Salsa de tabasco

• Aceite de oliva

Procedemos a limpiar bien los mejillones de barbas y adherencias. Picamos los dientes de ajo muy chiquititos. En una sartén con un poco de aceite de oliva añadimos los ajos, cuando empiecen a dorarse, incorporamos los mejillones y dejamos que se abran. Cuando esto ocurre, añadimos el tomate frito y la salsa de tabasco; para los muy tomateros y amantes del mojeteo aconsejo todo el brick y en cuanto a la salsa, ya sabéis, según estén los estómagos. Removemos un poquito más a fuego suave y listos para el ataque.