martes, 29 de noviembre de 2011

CAPRICHO REPE POR 2º VEZ POR OTRA BUENÍSIMA RAZÓN

Esta es la tercera vez que publico esta receta, ¡no se puede ser más cansina! Pero es que estaba tan rica que estoy pensando en repetirla esta navidades, aunque sea con codornices. Sorprende por su sabor, y la presentación me quedó muy chula. Además con ella quiero participar en el CONCURSO "LA RECETA DE MI AÑO", organizado por el blog "Las Recetas de MJ", y patrocinado por Yemas de Santa Teresa, Mumumío, Platos de Pizarra y Conservas Serrats. "


Así que, sin más prologómenos, copio y pego cual adolescente en un trabajo de Sociales:


PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS DE PERDIZ Y CIRUELAS NEGRAS


¡¿Cómo andan esos cuerpos?! ¡¿Cómo habéis amanecido?! Espero que bien, y que no andéis muy resacosos. Ya nos queda menos, en seis diítas, vuelta a la rutina. Pero bueno, lo importante es haber entrado el año con buen pie y excelentes propósitos, aunque sean de enmienda.

Anoche lo pasamos fenomenal, fuimos once para cenar y nos dieron, entre unas cosas y otras, las cinco de la mañana. Hoy andamos un poco zombies, en el desayuno sólo ha podido entrar un café calentito y por el momento no hay ganas de pensar en que vamos a comer al mediodía.

Pero si me gustaría mostraros dos cositas de las que preparé, que gustaron mucho y que desaparecieron en un plis, la primera es una de pimientos del piquillo rellenos de perdiz y ciruelas negras.

Quería hacer unos pimientos rellenos pero quería hacer algo distinto a lo de siempre y me acordé de que tenía un recorte de revista con diferentes tipos de relleno para los pimientos, así que lo saqué y vi éste que nunca lo había hecho, además de que tenía en el congelador una perdiz que no sabía cómo cocinar, por lo que me puse manos a la obra:

En una cazuela introduje la perdiz limpia y entera, 4 dientes de ajo enteros, 1 cebolla grande cortada en 4 trozos, 2 zanahorias peladas y a trozos, 2 clavos, 3 pimientas negras, 1 hoja de laurel, 1 vaso de aceite, ½ vaso de vinagre, 2 vasos de agua y sal. Puse a cocer a fuego medio hasta que la perdiz estuvo tierna. Saqué la perdiz, y una vez fría, la deshuesé y piqué muy chiquitita. Reservé el caldo de cocción con las verduras.

Previamente había tenido remojadas en brandy unas 12 ciruelas negras, piqué 6 muy chiquitito y se las añadí a la carne de perdiz. Batí 2 huevos, les añadí la perdiz y las ciruelas e hice un revuelto semicuajado. Ya tenía el relleno de los pimientos.



Rellené unos 12 pimientos y los fui colocando en una cazuela evitando que se montaran unos sobre otros, añadí 6 cebollitas francesas partidas a cuartos y el resto de las ciruelas remojadas y deshuesadas.

Pasé por la batidora el caldo de estofar que tenía reservado, le añadí el brandy del remojo y lo colé con un colador de trama fina sobre los pimientos, añadí 1 cm. de canela en rama y una onza de chocolate rallada. Rectifiqué de sal y calenté a fuego suave, removiendo a menudo, para que no se pegara la salsa hasta que las cebollitas estuvieron tiernas.

El sabor es sorprendente, rico de verdad, y además se puede jugar con las cantidades, a mí me gusta fuertecito, pero se le puede poner menos vinagre, o sustituir la perdiz por codornices.

lunes, 28 de noviembre de 2011

CAPRICHO #269: Muffins salados



¡Cómo me gustaría que el día tuviera más de 24 horas! pero no puede ser. Tengo algo abandonadillo este blog y a mis compis de la blogosfera pero es que ¡no tengo tiempo! Desde que he vuelto a estudiar, todo se ha vuelto obligación y cuando llega la noche tanto mi cuerpo como mi mente no dan para nada más que no sea dormir, ¡es que me quedo dormida en la silla!


Aún así, este fin de semana preparé estos muffis salados. Hacía tiempo que tenía ganas de probarlos y aunque todos pusieron caras raras cuando puse el plato en la mesa, después estuvieron yendo y viniendo a él. Yo, la verdad, soy más de muffins dulces, pero reconozco que una bandejita de éstos salados, tamaño bocado, te dejan como una reina en cualquier comida con invitados.


Para empezar hice la masa base con los siguientes ingredientes: 250 grs. de harina, 1 sobre de levadura y una cucharadita de sal. Les añadí 250 ml de leche batidos con 125 grs. de mantequilla derretida y 2 huevos. Removí bien y una vez listo todo, separé en tres partes iguales.


A la primera le añadí 2 cucharadas de queso emmental rallado y 1 puerro picadito y rehogado en la sartén.


A la segunda le añadí otras 2 cucharadas de emmental y 4 lonchas de bacon cortadas en tiritas y rehogadas en la sartén.


A la tercera le añadí, de nuevo, queso emmental y 3 tomates secos italianos escurridos de aceite y muy picaditos.


Removí muy bien las tres mezclas y vertí sobre las cápsulas de papel, la mitad de su capacidad.


Las introduje en el horno precalentado a 200º y dejé que hornearan unos 30 minutos, pero eso es en mi horno. Para terminar, gratiné un pelín para que se dorara la supercie.


Saqué y dejé enfriar sobre una rejilla. Ya estaban listos para comer.

domingo, 13 de noviembre de 2011

CAPRICHO #268: Tosta de tapenade de tomate, cebolla morada y pechuga de pollo




Llevaba tiempo con ganas de probar la tapenade de tomate, que había visto en algún sitio de internet y hace unos días por fin la encontré en Carrefour y me traje un tarrito para casa. Ayer por la noche, fue uno de los ingredientes de una de las tostas que hice para cenar: Tosta de tapenade de tomate, cebolla morada y pechuga de pollo a la plancha.

Primero preparé la cebolla: la corté en juliana y la puse a sofreír en una sartén con un poco de aceite y una pizca de sal, a fuego suave. Cuando estaba pochadita, añadí una cucharada de azúcar, removí y agregué un chorro de vino tinto. Dejé que cociera hasta reducir el caldo. Reservé.

A continuación, hice a la plancha un filete de pechuga de pollo, con su poquita de sal hasta que estuvo doradita.

Sólo quedó tostar una buena rebanada de pan, untarle la tapenade, colocar encima la cebolla caramelizada y los trocitos de pechuga. Os aseguro que estaba buenísimo.

martes, 8 de noviembre de 2011

CAPRICHO #267: Ensaladilla de pimientos asados con almendras fritas

Bueno, menuda racha que llevo más intensa. Ando todo el día corriendo de arriba a abajo y es que volver a estudiar a mis años está siendo todo un reto, más que nada porque cuando lo hacía hace ya ¡uf! el porrón de años, llegaba a casa y mi mami me ponía el plato por delante. Peeeeero ahora ya estoy bastante grandecita y la que tiene que poner el plato soy yo, amén de las tareas de la casa, la compra,... bueno, que voy a decir que las/los que trabajáis no sabréis. Mi familia, por supuesto, colabora en las tareas pero no por ello la obligación disminuye un ápice. Así que por ahora, no tengo tiempo de realizar sino cosas rápidas, sencillas y que sirvan de un día para otro, o que se hagan en un instante, como esta ensaladilla de pimientos con almendras fritas.


No, no es que quiera imitar a Falsarius Chef, que por cierto, es un artista, pero es que esta ensaladilla estaba muy rica. Sólo bastó abrir una lata de pimientos asados y añadirle por encima un buen puñado de almendras fritas, eso sí, por mí, caseras. Y si le añadimos la hermosísima tortilla de patatas de 8 huevos que hice ya tenemos un almuerzo la mar de apañao.