martes, 27 de septiembre de 2011

CAPRICHO #259: Cupcakes de café



¡Por fin he hecho mis primeros cupcakes! Estoy muy contenta, porque viendo mi arte reposteril no sabía yo si se obraría el milagro o no, pero sí, he aquí mis primeros cupcakes de café.


No os pregunto si son una monada o no, porque bonitos, bonitos no se ven, ¡pero están de ricos! ¡y de tiernos! He utilizado una receta de Bea, del blog El rincón de Bea, que es una maravilla y tiene unas recetas que quitan el sentío.

Bueno, para empezar puse a precalentar el horno a 190º; mientras tanto, disolví una cucharada sopera de Nescafé descafeinado con una cucharada de agua hirviendo. Reservé.


En un bol, incorporé 150 grs. de mantequilla a temperatura ambiente, le añadí 150 grs. de azúcar (la receta original es con azúcar moreno) y batí hasta que ligó bien y se veía suave y esponjosa. Añadí el café disuelto y 3 huevos ligeramente batidos. Vuelta a ligar bien. Por último, añadí 150 grs. de harina de trigo y un sobre de levadura Royal tamizados. Integré bien.

Vertí la masa en los moldes. Un truco: no tengo bandeja para cupcakes pero mi amiga Inma me ha dicho lo que hace ella, introduce las cápsulas de papel dentro de moldes individuales para flanes de aluminio. Como no se suelen manchar se pueden reutilizar varias veces, así podemos llenar toda la bandeja del horno aprovechando el espacio al máximo.


Vertí 2/3 partes de la capacidad de las cápsulas, pero tenía que haber llenado sólo hasta la mitad, porque subieron más de lo que pensaba. Introduje en el horno y horneé durante ½ hora. Una vez listos (el truquillo de la aguja es fenomenal), saqué la bandeja del horno y dejé que enfriaran fuera un ratito, y luego los pasé a una rejilla para que terminaran de enfriar. Una vez fríos, los fui sacando de los moldes de aluminio.


Ya estaban listos mis cupcakes, sólo les falta algo: decorarlos, pero no me atreví, aparte de que no me quedaba suficiente mantequilla para el topping, pero prometo que la próxima vez lo intento. ¡Ah! Se me olvidaba, me salieron 14 unidades.

domingo, 25 de septiembre de 2011

CAPRICHO #258: Chuletas de cerdo a la soja y miel con champiñones rellenos y judías verdes salteadas




No sé por qué pero hacía mucho tiempo que no comíamos en casa chuletas de cerdo, así que para el menú de hoy compré una por cabeza y pensando cómo las iba a preparar surgieron estas Chuletas de cerdo a la soja y miel con champiñones rellenos y judías verdes salteadas, ¡ozú, qué nombre más largo!


Así que está claro, había tres frentes a trabajar: las judías, los champiñones y las chuletas. Vamos por partes:



1º) Empezamos limpiando las judías: les quitamos la hebra, las picamos y enjuagamos y las ponemos a cocer en agua hirviendo con sal hasta que estén tiernas. Una vez cocidas, las escurrimos y las salteamos en una sartén con aceite de oliva, ajitos picados y los pies de los champis picaditos también. No olvidamos añadirle su poquito de sal. Ya tenemos las judías listas. Vamos a por los champis.



2º) Le quitamos a los champiñones la parte terrosa, los enjuagamos bien y los secamos. Les quitamos los pies y los picamos chiquititos (como sale mucha cantidad, parte de ellos se fueron para las judías). En una sartén con aceite calentito sofreímos 3 dientes de ajo muy picaditos, añadimos los pies picaditos y salteamos. Añadimos taquitos de jamón muy picaditos y removemos bien. Rectificamos de sal y apartamos.



En otra sartén con un pelín de aceite, doramos los sombreros, primero boca abajo y después boca arriba. Sacamos y ponemos en una fuente de horno. Rellenamos con el sofrito de champis y jamón y colocamos un trocito de queso por encima, por ejemplo, brié. Metemos en el horno, al grill para que se derrita el queso. Bueno, vamos a por las chuletas.



3º) Las salpimentamos y las pincelamos con una mezcla de miel de caña y salsa de soja, dejamos un ratito que maceren bien y cojan el saborcillo. Las asamos en la plancha hasta que estén doraditas.



Ya, por último, emplatamos: chuleta, champis rellenos y sus judías verde por cabeza, y el que quiera tiene mi permiso para rechupetear el hueso.

martes, 20 de septiembre de 2011

CAPRICHO #257: Calabacines fritos



Me encantan los calabacines: en crema son ideales cuando hace frío, a la piedra son mi perdición, rellenos, una pasada pero hay una forma de hacerlos, mucho más sencilla que son empezar y no parar: Calabacines fritos.

Durante años he estado que “mira que buenas están las berenjenas fritas", que los están, y más con su poquito de miel por encima. Pero tenía olvidados en el recuerdo los calabacines que hacía mi madre, hasta que me acordé y se me antojó hacer una fritada que duro ná y menos en la mesa.


Para empezar, enjuagué un calabacín bien grandotote, que parecía una sota de bastos, lo sequé y lo corte en rodajitas finitas. Después sólo tuve que añadirles un poquito de sal, pasar por harina y freír en abundante aceite bien caliente. Dejé escurrir sobre papel de cocina, al plato y a la mesa.


Es un plato sencillo y barato, de los de toda la vida.

lunes, 19 de septiembre de 2011

CAPRICHO #256: Rulo de queso con albaricoques



Me encanta el tapeo, tanto que fue la causa del nacimiento de este blog. Eso de poner en la mesa un surtidito de canapés, tablas de patés o de quesos, rebanás, etc., es que me vuelve loca, así que cuando vi este Rulo de queso con albaricoques que hizo Sonia del blog L´Exquisit no me pude reprimir y dimos buena cuenta de él las otras noches.



Para empezar, piqué en trocitos muy chiquititos 50 grs. de orejones, ½ cebolleta y 50 grs. de tomates secos italianos en aceite, escurridos.



A continuación, en un bol batí 250 grs. de queso crema para darle soltura y le añadí lo picado anteriormente. Mezclé bien. Sobre papel de horno, coloqué toda la mezcla y le di forma de rulo, envolviéndolo. Lo introduje en la nevera un rato para que se endureciera un poco.



Después, en una sartén sin aceite, tosté 50 grs. de avellanas, cuando estuvieron frías las trituré y les añadí 3 cucharadas soperas de perejil picado.


Sobre un papel de horno, dispuse la mezcla avellanas-perejil. Desenrollé el rulo de queso y lo rebocé con la mezcla. Ya estaba listo.



De vuelta a la nevera, mínimo 3 horas, hasta el momento de servir, con unas rebanaditas de pan tostado.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

CAPRICHO #255 PARA CONCURSO: Pastel de brócoli con salsa de champiñones



Todos conocéis a Elena y su blog, “Cuatro especias: por Elena Zulueta de Madariaga”, también sabéis de su problema de salud y lo importante que es para ella encontrar la solución. Entre todos, le hemos echado una manilla para que esto sea posible y seguro que lo conseguiremos. Elena es, a mi parecer, una mujer fuerte y bastante positiva, tanto, que a pesar de todo, ha organizado un pedazo de concurso con unos premios estupendísimos, lo único que hay que hacer es cocinar algo rico y, sobre todo, saludable. Si queréis ver las bases del concurso, pinchad en la imagen.







Esta es mi aportación al concurso, un rico Pastel de brócoli con salsa de champiñones que me tuvo entretenida casi toda la mañana, entre preparar la receta y fotografiar el paso a paso, y luego, la postproducción, o sea, preparar esta entrada, es decir, elegir fotos, montarlas, redactar el texto y subirla. Pero el esfuerzo ha valido la pena, el plato era exquisito y sobre todo, sano.



Vamos con la receta: primero, los ingredientes:





- 250 grs. de brócoli (yo utilicé congelado)
- 50 grs. de avellanas
- 50 grs. de mantequilla (30 grs. para la salsa y el resto para pincelar y freír)
- ½ cebolla
- 100 grs. de champiñones
- 3 yemas de huevo
- 50 ml de leche
- 100 ml de caldo de verduras
- 150 ml de nata líquida
- 3 cucharadas de vino blanco
- Sal y pimienta



Bueno, ¿tenemos todos los ingredientes? Pues vamos al lío:




Pasos del 1 al 4:



Trituramos las avellanas y en un bol, las mezclamos con 30 grs. de mantequilla a temperatura ambiente. Metemos este bol dentro de otro más grande con hielo y lo guardamos en la nevera hasta que nos haga falta para la salsa.


Pasos del 5 al 8:



En un cazo con agua hirviendo y sal cocemos el brócoli hasta dejarlo en su punto, sacamos, escurrimos y enjuagamos con agua fría. Dejamos escurrir.


En otro cazo, reducimos a la mitad 6 cucharadas de nata, apagamos y cuando esté fría le añadimos las 3 yemas de huevo. Ligamos bien.


Pasos 9 al 12:



En el vaso de la batidora, trituramos el brócoli con la leche, añadimos la mezcla de nata y yemas. Batimos y salpimentamos.


Untamos 4 moldes resistentes al horno con mantequilla y vertemos la mezcla en ellos.


Pasos 13 al 16:


Ponemos los moldes al baño María en el horno, precalentado a 200º. Mientras se hacen, vamos a por la salsa:


Picamos los champiñones y la cebolla en cuadraditos y los ponemos a sofreír en una sartén con un poco de mantequilla y aceite de oliva, primero la cebolla y después los champiñones.


Pasos del 17 al 20:



Cuando los champiñones están listos, agregamos el vino blanco, el caldo de verduras y la nata. Removemos. Ahora añadimos la pasta de mantequilla y avellanas que teníamos guardada en la nevera. Ligamos bien.


Pasos 21 y 22:






Mientras la salsa va haciendo chup chup a fuego suave, sacamos los pasteles del horno (para saber si están listos, el truco de pinchar con una aguja y si sale seca, o.k., el tiempo de horneado depende de cada horno, en el mío tardó más o menos 1 hora).



Paso 23 y último:


Ya sólo nos queda servir: desmoldamos los pasteles, colocamos un poquito de salsa en el plato y al lado, el pastelito. Se puede adornar, por ejemplo, con hojitas de berro.


Esta receta es susceptible de cambios: se puede utilizar col en vez de brócoli, chalotas en vez de cebolla,… incluso la presentación puede ser diferente: se puede hacer en un molde en forma de anillo y a la hora de presentarlo, la salsa se coloca en el hueco central,…


¡Uf! ¡Qué receta más larga! Pero el esfuerzo ha valido la pena, sólo espero que os guste y a ver si tengo suerte en el concurso.

martes, 13 de septiembre de 2011

CAPRICHO #254: Sangría blanca

Bueno, bueno…. Desde que ví esta Sangría blanca en el nº 9 de la revista Whole Kitchen me entraron unas ganas de probarla monstruosas. Mi marido es un experto en el arte de hacer sangría roja, literalmente, la borda, el secreto: un chorrete de licor de plátano “gran reserva” (la gran reserva es que la botella de licor vino de Canarias, en nuestro viaje de novios hace ya la friolera de 18 años y sólo la tenemos para eso). Si le sale rica que un amigo nuestro que sólo bebe cerveza sin alcohol, no puede resistirse a la tentación y peca.



Este fin de semana pasado fue de aúpa en Málaga, el caso es que cuando Roberto Brasero dijo que íbamos a estar a 35º, nosotros exclamamos “¡¿cómo va a hacer?!” ¡Y vaya si fue! Así que la sangría nos vino al dedillo para aliviar el sofocón.



La hice así:



Para empezar, piqué en rodajitas finas, bien lavadas y con la piel la siguiente fruta: 1 manzana ácida, 2 nectarinas, ½ naranja y ½ limón. Las metí en una jarra enorme de 2 litros. Les añadí el zumo de 1 y ½ naranjas y 1 y ½ limones y 3 cucharadas de azúcar blanquilla.


Ahora, otro truco que es un puntazo: en un cazo puse a calentar 1 copita de ron añejo y otra de Licor 43 con una rama de canela. Sin que llegara a hervir, añadí todo a la jarra. Añadí ½ litro de vino blanco y terminé de rellenar con Casera. Derechita al frigo a macerar y a que estuviera bien fresquita y lista para beber.



¡Ojito, porque entra muy rápida y da mucha alegría! Cuando la sangría se acabó, nos comimos la fruta, que estaba deliciosa, con un gustillo a canela rico, rico.

sábado, 10 de septiembre de 2011

CAPRICHO #253: Hojaldritos con espárragos y paté ibérico


Hoy quiero presentaros una receta fácil y resultona, muy apropiada para una cena tipo tapas de esas que tanto gustan en casa. La receta está sacada de uno de los libros de la colección “Elige tu menú” que adquirimos hace años en el Círculo de Lectores (¿quién no ha sido socio del Círculo de Lectores, eh?). La colección consta de 9 volúmenes, y esta receta está sacada concretamente del dedicado a comida selecta: Hojaldritos con espárragos y paté ibérico.


La receta original lleva parfait de hígado de pato, pero yo le he quitado el glamour porque no tenía parfait pero sí un pate de cerdo ibérico Sánchez Romero Carvajal que no le hace de menos.
Para empezar, en un cazo con agua hirviendo con sal ponemos a cocer espárragos verdes, unos 10 minutillos (yo he utilizado espárragos verdes congelados), cuando estén listos los sacamos y escurrimos. Reservamos y vamos con el hojaldre:


Paso 1
Mientras, estiramos la masa de hojaldre y la vamos cortando en cuadritos de 5 x 5 cms. (yo utilicé el cortapizza). Colocamos un poquito de paté sobre cada cuadradito (ojo, sólo en la mitad de los cuadraditos, la otra mitad servirán de tapa), encima colocamos trocitos de espárragos.


Paso 2
Pincelamos el contorno de los cuadraditos rellenos con clara de huevo batida y tapamos con la otra mitad de los cuadraditos.


Paso 3
Con las yemas de los dedos apretamos para pegar los dos cuadraditos y cerrar el hojaldrito y con un tenedor marcamos para sellar bien.

Paso 4
Colocamos los hojaldritos sobre la bandeja del horno con papel de hornear y pincelamos por encima con la yema del huevo batida con un chorro de nata.


Los metemos en el horno precalentado y a esperar que se hagan. Una vez cocidos, dar un poquito con el grill para dorar la superficie.

En cuanto a los tiempos de cocción, como mi horno es una castaña lo hago más o menos a ojo, dándole vueltas cada dos por tres, aunque el olorcillo me sirve de guía.
Una vez listos, se sacan y se dejan enfriar, luego ¡a comer!


jueves, 8 de septiembre de 2011

CAPRICHO #252: Fideuá con queso

Hoy he hecho mi primera fideuá. Hacía tiempo que le teníamos ganas y, en la compra del mes me agencié con una bolsa de medio kilo. Mi primera intención era hacerla de pescado y mariscos pero hoy es fiesta en Málaga capital, es el día de nuestra patrona, Ntra. Sra. de la Victoria y todo está cerrado, y para colmo, no tenía los ingredientes necesarios para hacerla, pero menos mal que está Angie (La cocina de Angie) que publicó hace tiempo una fideuá con queso, y sí que tenía los ingredientes, así que me puse manos a la obra.




Para empezar, hice un caldo de carne hirviendo una olla de agua con una pastilla de concentrado de carne.



En una tartera ancha con aceite puse a sofreír una cebolla medianita picadita, le añadí 4 lonchas de bacon cortaditas y 1 paquete de salchichas tipo Frankfurt cortadas en rodajitas. Añadí un poco de pimentón ahumado (no tenía ñoras como Angie y las sustituí por el pimentón) y un chorro de tomate frito. Removí bien para mezclarlo todo. Después le añadí una lata de champis escurrida, cortados por la mitad. A continuación, le tocó el turno a la fideuá, utilizando el cazo como medida, eché 2 cazos, espolvoreé curry y rehogué un poco. Le añadí el caldo hirviendo, 5 cazos aunque luego, le fui añadiendo y dejé cocer.



Cuando estuvo listo (yo lo voy probando por si hay que rectificar de sal o de caldo), apagué el fuego y espolvoreé con mozzarella rallada, tapé unos minutos con la tapadera para que se derritiera el queso. Antes de servir, añadí perejil picado por encima y lista para comer.



No ha quedado ni un solo fideo en los platos, ha sido algo insólito, como este prodigio de la naturaleza que os muestro a continuación: ¡Mister Potato existe! Lo descubrió mi hijo en el carrito de las verduras y tuve que convencerlo para poder hacer uso del señor tubérculo.



Ja, ja, ja....¡No seáis picarones! Acabo de darme cuenta de que la foto puede tener más de una interpretación, lo primero que pensamos nosotros es ¡que era el número 1!¡Ay, qué me parto!

miércoles, 7 de septiembre de 2011

CAPRICHO #251: Ensalada tropical

¿Quién ha dicho que se acabó el verano? ¡Qué no! No se ha ido, no. Simplemente nos ha dado un poco de cuartelillo y ya estamos de nuevo con el calorcete. Es el veranillo de San Miguel, o como decimos también, el veranillo de los membrillos. Los últimos coletazos de la estación estival son un pelín bochornosos pero, al menos, por las noches refresca y se puede descansar.


Y, aunque la vuelta a la rutina va dando paso a los platos de cuchara, todavía apetece comer cosas fresquitas como esta ensalada tropical, a la que ¡por fin! he podido darle el punto que buscaba en la salsa. La hice así:



Para empezar, lavé, piqué muy finita, enjuagué y escurrí la lechuga, le añadí palitos de surimi troceados, langostinos pelados, maíz dulce, manzana en daditos y piña en trocitos, aunque los ingredientes pueden ser al gusto de cada uno, yo la he probado con gajitos de naranja y estaba espectacular.



Con todos los ingredientes mezclados, preparé la salsa rosa: en el vaso de la batidora puse un huevo, sal y aceite de oliva. Batí hasta montar. Una vez hecha le añadí un chorrito de brandy, un poco de zumo de limón y ¡ketchup! Este era “el ingrediente secreto” que me faltaba. Antes la solía hacer con salsa de tomate frito pero no conseguía el punto de sabor esperado. Mezclé la salsa rosa con los ingredientes y metí en el frigo hasta la hora de comer para que estuviera bien fresquita.



Esta es una receta archiconocida, la hay en todos los bares, pero como me salió tan rica, quise compartirla con todos vosotros, al menos en fotografía. De ella dimos buena cuenta sentados en la terraza y con unas cervecitas bien frías.

sábado, 3 de septiembre de 2011

CAPRICHO #250: Bouganvillian Club Sandwich

Bueno, bueno, pensé que no me iba a dar tiempo para preparar este riquísimo sándwich al que he bautizado con el nombre de Bouganvillian Club Sandwich, para participar en el concurso “Caris… nosotros también!” que esta vez tiene como anfitriona a Carmela, de La cocina de Carmela”.





Muchas manos han participado en la elaboración de este riquísimo bocado, las de mis tres caris: el cari grande y los dos caris chicos, además de las mías propias. Los ingredientes necesarios son:

- Lomo a la sal
- Tomate
- Lechuga
- Cebolla
- Queso en lonchas
- Mayonesa
- Alcaparritas



Y, por supuesto,



- Pan de molde











Para empezar, preparamos los ingredientes: el lomo en filetitos finos, el tomate, en rodajas, la lechuga en tiras, la cebolla en juliana y la pochamos en una sartén a fuego suave hasta que esté doradita, picamos las alcaparritas muy menuditas y las mezclamos con la mayonesa. Con todo preparado, nos ponemos a tostar el pan.



El sándwich lo montamos de esta manera: untamos un lado de una rebanada con la mayonesa con alcaparras, colocamos encima la lechuga y el tomate; untamos otra rebanada con la mayonesa por los dos lados, colocamos encima; a continuación colocamos una loncha de queso, los filetitos de lomo y la cebolla frita; cogemos la última rebanada y untamos de nuevo con mayonesa la cara de adentro. Después, con cuidadín y un cuchillo bien afilado, cortamos el sándwich en dos triángulos y ¡listo!

jueves, 1 de septiembre de 2011

HOY NO TOCA CAPRICHO

No, no toca. Hoy toca algo muchísimo más importante y necesario: echarle una mano a Elena, del blog CUATRO ESPECIAS: POR ELENA ZULUETA DE MADARIAGA, que necesita ayuda urgente por un problema de salud.


La manera de ayudarla que se me ha ocurrido es añadir un gadget en mi columna lateral que enlaza con su post donde explica lo que le ocurre.


Si os parece buena idea, haced lo mismo, ojalá nuestras "voces" lleguen a los oídos apropiados y Elena pueda solucionar por fin su problema.