domingo, 29 de mayo de 2011

CAPRICHO #221: Conejo al ajillo




Uno de los sabores predilectos de mi mapa de los recuerdos es el del conejo, da igual cómo esté cocinado, siempre me trae recuerdos de mi niñez, como el conejo con tomate: cuando íbamos de campo, mi madre solía hacer conejo con tomate y mientras mi hermano y yo nos íbamos a poner trampas para los pajarillos con mi padre (me río yo del Cuéntame), mi abuela y ella colocaban un pequeño camping gas debajo de un olivo y calentaban la cazuela donde iba el conejo. Después de comérnoslo y de disfrutar de una placentera sobremesa, o mejor dicho, sobrecampo encima de una manta, íbamos a comprobar si la caza tramperil había dado resultado.



Yo, en casa, lo sigo haciendo y he de confesar un pequeño secreto: como los niños de ahora son tan pejigueras para comer, durante meses, los míos comieron conejo creyendo que era pollo. Cuando ya se convirtieron en unos viciosos de tan rico plato, les dije la verdad y se ha convertido en uno de sus platos favoritos.



Hay muchas maneras de cocinarlo: con tomate, con arroz, al horno,... visitad el blog de Mª José, Hecho en casa, que lo ha preparado de una manera espectacular, yo os presento una forma muy fácil de cocinarlo y que no da más opción que rechupetearse los dedos: conejo al ajillo.



Para empezar, troceamos bien el pollo en trocitos ni grandes ni chicos. Lo salpimentamos. Después pelamos y cortamos en láminas 4 ó 5 dientes de ajo. En una sartén con aceite de oliva sofreímos los ajos, cuando ya han cogido un poco de color, incorporamos una hoja de laurel y el conejo y lo doramos bien. Para terminar, agregamos un buen chorro de vino blanco y dejamos que cueza a fuego medio para obtener esa salsilla tan rica en la que luego mojaremos el pan.

sábado, 28 de mayo de 2011

CAPRICHO #220: Tostas de mix de cabracho


No sé como andaréis vosotros, yo ando un poco mustia: entre que me encuentro algo pachucha, la astenia primaveral que me ha entrado tarde, los fines de semana de comuniones en la parroquia (menos mal que acabamos mañana) y un sinfín agotador de más cosillas, ando que no tengo ganas de cocinar, o más bien, de pensar qué cocinar. Incluso tengo un montoncillo de platos ya cocinados pero me da flojera ponerme a redactar en condiciones. Así que os dejo una tapilla rápida, de ésas para tomar mientras se termina de hacer la paella que surgió del aprovechamiento de restos que quedaban en el frigo.




Para este capricho que he titulado Tostas de mix de cabracho sólo necesitamos un poquito de pastel de cabracho que sobró de la noche anterior, bien triturado, barritas de surimi, también picaditas, maíz dulce y mayonesa. Mezclamos todo muy bien y con esta pasta untamos unos ricos panecillos tostados crujientes y adornamos con rodajitas de aceitunas. ¿Qué nos falta? Por supuesto, una cervecita bien fresquita.

miércoles, 25 de mayo de 2011

CAPRICHO #219: Ensalada de canónigos con mousse de anchoas




Bueno, parece que no puedo dejar comentarios en ningún blog, no sé si el problema es mío o de blogger, pero en esas estoy. Mientras quiero actualizar con una rica ensalada, que hoy no se puede aguantar el calor que hace, por lo menos en Málaga, así que ahí va esta rica Ensalada de canónigos con mousse de anchoas.


Para empezar, en una ensaladera disponemos los canónigos, sin los tallos, lavados y escurridos, 1 cebolla cortada en brunoise y pochadita a fuego suave (así no repite), zanahoria rallada, tomatitos cherrys cortados por la mitad, aceitunas negras y mazorquitas de maíz.



En un mortero trituramos 6 anchoas y la yema de 1 huevo duro, añadimos aceite, vinagre de jerez y sal. Aliñamos la ensalada y decoramos con la clara del huevo picadita. Y así tenemos una ensaladita fresquita deliciosa.

¡Ayuda!

Por fis, aunque ando superliada y no me da tiempo de actualizar, si que he podido visitar vuestros blogs, pero me resulta imposible dejar comentarios. Entro con mi cuenta, pero aparezco como anónimo en los comentarios, me pide la palabra clave, me vuelve a pedir la cuenta y así vuelta a empezar, como un bucle impertinente. ¿Os pasa lo mismo?

viernes, 20 de mayo de 2011

CAPRICHO #218: Tarta de chuches campo del barça






El año pasado, con motivo de la Primera Comunión de Noelia, hice mi primera tarta de chuches, que quedó como un dulce y que duró exactamente dos minutos desde el instante en que le quitamos el papel hasta que los niños se lanzaron sobre ella haciendo peligrar la tarta clásica que estaba justo al lado.



Hace un mes más o menos, me preguntaron que si hacía tarta de chuches por encargo, lo que me hizo pensar que por qué no, así que me enrolé en una miniminiempresa de elaboración de tartas de chuches por encargo.



Pensé que no me iba a llamar nadie, pero un día me sonó el móvil, y al otro lado, la voz amable de Gema me preguntó si podía hacer una tarta para la comunión de su hijo, pero con forma de campo de futbol.



Yo acepté, aún sin haber hecho nunca una igual y me puse manos a la obra: corté el corcho, compré las chuches y ¡a pinchar!



Este es el resultado, ayer se la entregué a Gema, a quien le gustó mucho, lo mismo que a Sergio, su hijo, que espero que pase este próximo sábado uno de los días más felices de su vida, y estoy muy contenta de haber aportado un puntito dulce a tan hermoso momento. ¡Felicidades, Sergio!




jueves, 19 de mayo de 2011

CAPRICHO #217: Ensalada de rúcula, espinacas y peras al anís





Vaya, vaya, parece que ya me voy desliando un poco de todo lo que llevaba para adelante: el niño ya está en casa, toda su ropa limpia colocada ya en el armario y la catequesis termina mañana con un superfiestón que le estamos preparando a los niños. Ya apetece un poquito de más calma, que llegan las calores y los cuerpos no están para grades esfuerzos, sólo para relajarse, aunque sea un pelín, con comidas fresquitas y bañitos en el mar o la pisci. Por eso hoy quiero enseñaros esta ensalada a la que le tenía ganas desde hace mucho tiempo y aprovecho la ocasión para presentarla al concurso que organiza Mª José de Hecho en casa, I Concurso de recetas de frutas de temporada, patrocinado por Tescoma: Ensalada de rúcula, espinacas y peras al anís.




Para empezar, pelamos una o dos peras y las cortamos en láminas no muy finas, las ponemos a cocer en un cazo con dos dedos de agua, cuando rompa a hervir añadimos 2 cucharaditas de anís y una rama de menta y cocemos a fuego medio durante 10 minutos. Escurrimos y reservamos, dejando enfriar.




Mientras, enjuagamos y escurrimos bien rúcula y espinacas. Las colocamos en una ensaladera como base. Encima colocamos las láminas de pera, queso parmesano cortado en escamas, anacardos picados y aliñamos con sal, aceite y vinagre de Módena.




Esta ensalada sorprende por el contraste entre el anisado de las peras y el sabor intenso de la rúcula.

martes, 17 de mayo de 2011

CAPRICHO REPE #3 POR UNA EXCELENTE RAZÓN: Crackers de boquerones en vinagre




Bueno, bueno. Por lo que se ve, Blogger ha estado un poco revuelto esta semana. Lo más curioso es que yo no me he enterado hasta ayer porque no he podido actualizar y ni apenas visitar blogs amigos durante esta semana pasada, no por problemas con la red, sino porque no he podido estar más liada. El ordenador lo he encendido casi exclusivamente para ver por dónde andaba el barco en el que mi hijo ha realizado su viaje de fin de curso, pero yo no he sido la única, veinticinco padres más han hecho lo mismo. Y en ésas hemos estado muy contentos hasta el domingo, porque el barco se salió fuera de rango y anduvimos con la mosca tras la oreja hasta las 7 de la mañana de ayer lunes, cuando el barco ya se veía venir a la altura de Vélez Málaga.



Así que voy a intentar volver a la normalidad, que el niño ya está en casa, derrengado y feliz, pero en casa y hoy quiero repetir un capricho rico rico como mi tercera aportación para el concurso de Angie (La cocina de Angie), “Tu mejor receta”.


Angie, este capricho es muy especial, primero por lo rico que está y segundo, porque es un supertuneado de un entrante que tomamos en el bautizo de mis sobrinas, hace ya seis años, en un lugar que tú seguramente conoces: “El Faro del Puerto”, en tu tierra, El Puerto de Santa María. Ya ni me acuerdo del entrante en sí, pero el tuneado en mi casa no dura ni un segundo en el plato: CRACKERS DE BOQUERONES EN VINAGRE, SOBRE SALSA DE YOGUR Y MACEDONIA DE FRUTAS.



Es facilísimo de hacer: sobre un tostada tipo cracker (saladita ella) untamos un poco de salsa de yogur (el toque ácido), encima colocamos un poquito de macedonia de frutas bien picaditas ( el toque dulce) y, por último, unos boquerones en vinagre (el puntito fuerte),y ¡eh voilá, a comer!

sábado, 7 de mayo de 2011

CAPRICHO REPE #2 POR UNA EXCELENTE RAZON: Pimientos del piquillo rellenos de perdiz y ciruelas negras



Este plato es sencillamente espectacular, formó parte del menú de Nochevieja, aprovechando una perdiz que tenía en el congelador y no sabía cómo cocinarla:
PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS DE PERDIZ Y CIRUELAS NEGRAS.

Es mi segunda aportación al concurso que organiza Angie (La cocina de Angie) en su blog: "Tu mejor receta", y el motivo de repetirla es que fue de esos platos que te sorprenden a la hora de comer, por su presencia, por su aroma y por su sabor. Desde entonces ando como loca buscando perdices, para ser feliz, como en los cuentos.

En una cazuela introducimos la perdiz limpia y entera, 4 dientes de ajo enteros, 1 cebolla grande cortada en 4 trozos, 2 zanahorias peladas y a trozos, 2 clavos, 3 pimientas negras, 1 hoja de laurel, 1 vaso de aceite, ½ vaso de vinagre, 2 vasos de agua y sal. Ponemos a cocer a fuego medio hasta que la perdiz esté tierna. Sacamos la perdiz, y una vez fría, la deshuesamos y picamos muy chiquitita. Reservamos el caldo de cocción con las verduras.

Previamente tenemos remojadas en brandy unas 12 ciruelas negras, de las cuales, picamos 6 muy chiquitito y se las añadimos a la carne de perdiz. Batimos 2 huevos, les añadimos la perdiz y las ciruelas e hacemos un revuelto semicuajado. Ya tenemos el relleno de los pimientos.

Rellenamos unos 12 pimientos y los vamos colocando en una cazuela evitando que se monten unos sobre otros, añadimos 6 cebollitas francesas partidas a cuartos y el resto de las ciruelas remojadas y deshuesadas.

Pasamos por la batidora el caldo de estofar que teníamos reservado, le añadimos el brandy del remojo y lo colamos con un colador de trama fina sobre los pimientos, añadimos 1 cm. de canela en rama y una onza de chocolate rallada. Rectificamos de sal y calentamos a fuego suave, removiendo a menudo, para que no se pegue la salsa, hasta que las cebollitas estén tiernas.

Como he dicho al principio, el sabor es sorprendente, rico de verdad, y además se puede jugar con las cantidades, a mí me gusta fuertecito, pero se le puede poner menos vinagre, o sustituir la perdiz por codornices.

viernes, 6 de mayo de 2011

CAPRICHO #216 (Menú del Día de las Madres): Tarta tortuga Gertrudis




Y éste es el postre que preparé para redondear el menú de un día tan especial, que también preparé con un día de antelación, más que nada para que cuajara: Tarta de Tortuga Gertrudis.



La idea de hacer esta tarta vino de la mano de la chica de la papelería donde suelo comprar, que es muy mañosa con las manualidades, y hablando de tartas de pañales (que no sabía yo que existían y me he quedado maravillada cuando las he visto), de una tarta pasamos a otra y me habló de que había hecho una tarta de tortuga. Me explico cómo y yo después busqué en internet la receta, y ésta fue la que hice.



Forré una ensaladera honda de 23 cm. de diámetro con film transparente y después cubrí las paredes con rodajas de brazo de gitano (los compré en Mercadona).



Después, para el relleno de mouse, puse a hidratar en agua fría 5 hojas de gelatina. En un recipiente, batí 100 grs. de queso de untar con 100 grs. de azúcar, le añadí 150 grs. de chocolate de cobertura fundido en el micro a baja potencia. Con la batidora, semimonté 2 bricks de 200 ml. de nata con 1 cucharada de chocolate valor. Calenté 1 copa de brandy y disolví en él la gelatina. Se lo añadí a la mezcla de queso y azúcar, removí bien. Por último, añadí la nata con movimientos suaves y envolvente. Vertí sobre la ensaladera, tapé con film y la dejé en el frigorífico hasta el domingo.



A la hora de presentarla, la desmoldé sobre una fuente (es muy fácil, porque el film ayuda) y le coloqué las puntitas de bollitos de leche para hacer la cabeza, la colita y las patitas. Dos gotas de chocolate para fundir hicieron de ojos.



Está muy rica, y mis hijos se quedaron alucinados cuando la vieron.

jueves, 5 de mayo de 2011

CAPRICHO #215 (Menú Día de las Madres): Solomillo relleno de frutos secos y cheddar

Bueno, bueno… Este fue el plato principal del Día de las Madres, un fantástico Solomillo relleno de frutos secos y cheddar, adaptación del Solomillo de cerdo relleno de Pakus, de Lazy Blog, con el que también quiero hacer mi segunda aportación a su concurso “Cocinando con Lazy Blog”, patrocinado por Artemica Producciones, Carne Villa María, Boffard y I love aceite.


Así fue cómo lo hice: para empezar, compré un solomillo de cerdo bien grandote, pesó más de 1 kilo y lo abrí con el cuchillo haciendo un gran filete (necesité 4 cortes longitudinales, como desenrollando la pieza). A continuación lo salpimenté, cubrí con lonchas de queso cheddar y, por último coloqué un buen puñado de pasas, arándanos deshidratados, orejones cortados a trocitos, pistachos, nueces y avellanas picadas y escurridas que había tenido macerando en brandy con antelación. El brandy lo reservé.







Una vez todo colocado, enrollé el solomillo con cuidado y lo até con cordel de cocina, lo coloqué en una fuente de horno, lo salpimenté y pincelé con aceite de oliva. Lo introduje en el horno, precalentado a 180º y dejé que se hiciera hasta que estuvo doradito. A media cocción, lo regué con el brandy que tenía reservado.










Lo hice el sábado para el domingo, para que se enfriara bien y poder cortarlo en rodajas, que por cierto, salieron perfectas, despues las calenté en el microondas. Los jugos que soltó al asarse los vertí en un cazo con vino dulce para que redujera e hiciera una salsita rica para napar luego.



Lo serví acompañado de verduritas salteadas y con la salsita. La carne estaba jugosita y los sabores muy potentes.

lunes, 2 de mayo de 2011

CAPRICHO #214 (Menú Día de las Madres): Ensalada tibia de setas




Ayer prometí que hoy enseñaría el menú que preparé para el Día de las Madres. El caso es que, en primera instancia, casi todo, o por lo menos, lo más laborioso estaba replanteado desde el sábado, pero al final, en los detalles se me fue un sinfín de cacharros que me esperaban en el fregadero después de comer, ya que hasta el lavavajillas estaba a tope.


Lo primero que tomamos fue una ensalada riquísima que vino de la mano de Mª José, del blog Hecho en casa, a la que muchos conocéis, un encanto de persona que cocina como Dios: Ensalada tibia de setas.


Los ingredientes: 1 bolsa de lechuga variada (yo utilicé la Ensalada Fresca de Mercadona), setas de cardo, queso de cabra en rulo, 1 tomate de rama, 1 cebolla pequeña frita y nueces (como llevaba varios frentes a la vez, se me olvidaron). ¡Ah! Y la vinagreta: un puñado de arándanos deshidratados, sal, pimienta, aceite de oliva, vinagre de manzana y el zumo de una naranja (esto fue mi tuneado particular).



Lo primero fue hacer la vinagreta, mezclando todos los ingredientes y dejándolos macerar al menos 1 hora para que se hidratasen los arándanos.



A la hora de montar la ensalada, primero puse la ensalada fresca, encima la cebolla cortada en juliana y frita, las nueces (que se me olvidaron), el tomate cortado en dados, las setas salteadas y el queso de cabra (como no tengo soplete le di vuelta y vuelta en la sartén. Por último, agregué los arándanos de la vinagreta y aliñé con ésta. Estaba rica, rica, el toque de la naranja es fantástico.



Después vino el plato fuerte, pero ya lo mostraré mañana.

domingo, 1 de mayo de 2011

¡Felicísimo Día a todas las mamis!



En primer lugar, ¡muchísimas felicidades a todas las mamis! Faltarían las palabras para poder definir cómo es el amor de una madre, sólo hay que sentirlo.


Mi deseo de hoy era poder actualizar, primero para felicitaros a todas y desearos un día estupendísimo con vuestras familias y segundo, quería enseñaros el menú que preparé para hoy, porque sí, hoy también me ha tocado cocinar, ¡pero lo he hecho con tanta ilusión y ha salido todo tan rico que ha merecido la pena! Pero me ha ocurrido algo realmente maravilloso que me ha emocionado a más no poder, y estoy como una chiquilla la mañana de Reyes:

¿Os acordáis de mi pdf con mis 100 primeros caprichos? ¿Ese que quería imprimir y no podía porque me faltaban los cartuchos para la impresora? Pues bien, ya no me va a hacer falta,…¡PORQUE HA VENIDO EN FORMA DE LIBRO!


Ese ha sido el maravillosísimo regalo que me tenían preparado mi marido y mis hijos. ¡No me lo podía creer! ¡Y está tan chulo! Cuando me lo entregaron pensé por la forma del envoltorio que era un libro de pinchos que vimos hace unos meses en la librería y al que le tenemos ganas, pero al irlo desenvolviendo y al ver el lomo: CAPRICHOS DEL 1 AL 100, ¡no me lo podía creer! ¡Me he pegado una jartá de llorar que pa qué!


Así que, si me dejáis, el menú de hoy os lo cuento mañana, ya que, como diría D. Francisco Umbral: “Yo solo he venido para hablar de mi libro”.