sábado, 30 de octubre de 2010

CAPRICHO #140: Merluza a la marinera


Como hoy es sábado, ya sabéis, toca pescado así que aproveché que tenía guardada en el congelador una merluza en rodajas y descongelé la mitad porque era bastante grande y la hice como suelo hacerla siempre, no sé si esta receta tendrá algún nombre específico, pero yo, por los ingredientes la llamo merluza a la marinera.

Para empezar, salpimento las rodajas, las enharino y las frío en abundante aceite caliente; las saco cuando están bien frititas y las reservo.

Despues, corto 1 cebolla en juliana, 2 dientes de ajo en láminas y 1 pimiento verde (y si tengo rojo, también) en aritos. En una sartén, sofrío cebolla, ajos y pimientos y cuando están listos añado una cucharadita de pimentón ahumado, remuevo y coloco encima las rodajas de merluza. Añado un vaso de vino blanco y agrego gambas peladas y almejas. Rectifico de sal y añado perejil fresco picado tosco y tapo para que se vayan abriendo las almejas. Dejo cocer un poquito más y listo.

viernes, 29 de octubre de 2010

CAPRICHO #139: Alitas de pollo al estilo americano


El sábado pasado estuvimos de jardineros, sí, sí. Teníamos el jardín de nuestra parroquia que parecía una selva tropical y aunque está Salvador, que el hombre hace lo que puede, necesitaba la ayuda de más personal para hacer una limpieza bien a fondo, así que el sector masculino de los catequistas se ocupó de la limpieza y poda, y el sector femenino del avituallamiento. Los pobres se dieron un curro que no veas, y aunque algunos, que tienen terrenos en el campo o su trabajo es físico estaban más acostumbrados, otros, como mi marido, cuyo trabajo es sedentario, el domingo les dolía hasta pestañear.

Las féminas decidimos llevar, como de costumbre, algo preparado para compartir y así, se montó una mesa de lujo para los jardineros fieles. Yo llevé una receta que quiero dedicar a Mª José, porque es de ella, y porque hace unas isabelas de lujo: alitas de pollo al estilo americano.

Para empezar, compré 2 kilos de alitas de pollo que el carnicero me limpió y cortó muy bien. Después, yo las salpimenté a gusto y le añadí un huevo batido y 2 cucharadas de pan rallado. Removí bien para que se impregnaran toditas y las dejé reposando un ratito mientras preparaba una salsa barbacoa casera.

Para la salsa, en el vaso de la batidora puse un brick pequeñito de tomate frito, media cebolla muy picadita, 1 diente de ajo, un chorrito de aceite y otro de vinagre de manzana, 1 cucharadita de azúcar, sal, pimienta y tomillo molido. También se le puede echar 1 guindilla (yo no la puse, por los niños), y salsa inglesa (como no tenía, pues nada, tuve que prescindir de ella). Batí muy bien y la metí en un biberón de cocina para poder servirla a gusto.

A continuación, en una sartén con aceite bien caliente, fui friendo las alitas, rebozándolas antes en pan rallado, para que quedaran crujientitas. Conforme fueron saliendo, las fuí escurriendo en papel absorvente. Las serví en una fuente y listas.

También llevé mi capricho #7, mejillones rellenos y para el postre, mi capricho #50, tarta de zanahorias. De la salsa barbacoa, se me olvidó sacar foto, pero me sobró para unas pizzas que hice esta semana.

jueves, 28 de octubre de 2010

Cosas de mi Málaga #1: Cómo pedir un café en Málaga


¡Buenos días a todos! Ando últimamente superliada, no consigo cogerle el tranquillo al ritmo del otoño-invierno: colegio, catequesis, casa y para colmo, médicos. Ya llegaron los primeros catarros de la estación y andamos entre toses, estornudos y clínex. No tengo tiempo para sentarme un rato largo ante el ordenador y visitaros tranquilamente, ni siquiera para publicar unas pocas de recetas que tengo, porque eso sí, comer seguimos comiendo, je, je.

Por eso, aprovecho mi momento desayuno para compartir con vosotros algo muy malagueño. A los que sois de aquí, lo conocéis de sobra, pero para los que no, os voy a contar cómo se pide un café en Málaga.

Del café podríamos hablar largo y tendido: lugares de origen, formas de prepararlo,.., pero hoy toca al estilo malagueño. Cuando estéis por aquí, si vais a un bar, por supuesto que podéis pedir un café con leche, un cortado o un solo, pero en Málaga tenemos una forma muy particular de indicar la proporción café-leche que queremos tomar. Arriba os muestro una imagen que podéis encontrar en los bares más antiguos de Málaga, en forma de espejo. Yo me volvería loca si pudiera conseguir uno, para ponerlo en mi cocina. Los regalaba Cafés Santa Cristina, que es la marca de café malagueña por excelencia, y en mi opinión, son un objeto de coleccionista.

Las medidas más normales son el sombra y el mitad, siempre en vaso de cristal, y si son de aquellos tipo Duralex, mejor. En el desayuno, lo solemos pedir doble (te ponen el vaso largo) y tras el almuerzo o la merienda, el normal. Y si lo acompañas con unos churritos de Casa Aranda o del Café Madrid, no digo ná (y para los niños, un chocolate a la taza para mojar).

Así que animaros y veniros para acá, para disfrutar de éste y de otros muchos placeres de mi Málaga preciosa.

martes, 26 de octubre de 2010

CAPRICHO #138: Brocheta de cazón y langostinos al estilo ceviche


Hago un paréntesis en este octubre estresante que estoy viviendo para compartir un caprichito que se me ocurrió el viernes pasado con todos vosotros, los de siempre y a los que habéis llegado hasta aquí por primera vez. Un beso grandotote a todos, a ver si la cosa se normaliza, le cojo el tranquillo al ritmo otoñal, os saludo personalmente a todos y consigo un ratito para mi solita. ¡Menos mal que a octubre le quedan sólo 6 días!. Aqui está mi brocheta de cazón y langostinos al estilo ceviche (se la dedico a Gupanla, que el aliño es suyo).

Para empezar, monté las brochetas, intercalando tacos de cazón y langostinos alternativamente. Después, en un bol, preparé el marinado con zumo de un limón, ajitos picados, sal, pimienta blanca, una cucharadita de comino, una cucharada de cilantro, (con el orégano no me atreví). Removí bien y unté las brochetas con una brocha, las coloqué en un recipiente unas dos horitas y eché por encima el marinado que sobró.

Después vino lo más fácil, hice las brochetas en la plancha bien caliente y las emplaté acompañadas de ensaladilla de pimientos asados. La próxima vez, añado aguacate, es que esta vez no tenía.

domingo, 24 de octubre de 2010

CAPRICHO #137: Piruletas de setas y carne con salsa de mostaza


En primer lugar un saludo a todos los que me visitáis, mis rincones amigos y a todos los que os habéis acercado por primera vez a este humilde rincón desde el que comparto mi pasión por cocinar, y sobre todo, por comer. Mil gracias a Mª José por darme a conocer a nuevos amigos a los que no voy a dudar en visitar.
Ando bastante liadilla estos días con un montón de actividades, pero he hallado un huequito hoy para dedicaros a todos vosotros este rico, rico caprichito, que también va a ser mi segunda opción para el concurso de "Tapas, Pinchos y Montaditos" organizado por Elena en su salsa, Més del Passeig y Pasteles de Barcelona. Lo presento con mucha ilusión pero el mejor premio es que lo degustéis en casa y disfrutéis un montón: Piruletas de setas y carne con salsa de mostaza.

Ingredientes para el relleno:


  • un paquete de obleas para empanadilla

  • 250 grs. de carne picada (cerdo, vacuno o ambas)

  • 150 grs. de setas

  • sal, 2 dientes de ajo, perejil picado y pimienta molida

  • un chorrito de vino blanco

Ingredientes para la salsa:

  • una cucharada de mantequilla

  • 1 vasito de vino blanco

  • 1 cucharada de mostaza

Elaboración:

Picamos bien chiquitas las setas, previamente enjuagadas y secas y las ponemos a sofreir con los ajos picaditos. Después añadimos la carne picada, salpimentamos y añadimos el perejil. Rehogamos hasta que se haga bien. Despues añadimos el vino blanco y dejamos que casi se consuma, para que no quede muy seco. Apagamos y dejamos que entibie.

Con el relleno ya tibio vamos rellenando las obleas y haciendo rulitos. Les pinchamos un palillo para hacer las piruletas (mis hijos decían que más bien parecían lullypops). En una sartén con aceite caliente las vamos friendo y cuando estén doraditas, las sacamos a escurrir sobre papel absorvente.

Para la salsa, en una sartén añadimos la mantequilla, cuando esté derretida añadimos la mostaza, el vino y una pizca de sall. Removemos para que ligue bien y apagamos cuando ya vemos que ha espesado,

Para emplatar, colocamos las piruletas en el plato y las regamos con la salsita.

Espero que os guste.

martes, 19 de octubre de 2010

CAPRICHO #136: Gazpachuelo


Este capricho es un muy malagueño, muy marinero y muy fácil de hacer: Gazpachuelo.

Para empezar, ponemos a cocer en una olla, agua, patatas cortadas a trozos, un pimiento verde y un poco de sal (yo, en el agua, previamente, he hervido y posteriormente he retirado, las cáscaras de la gambas que utilizaré más adelante, para darle más sabor). Mientras se cuecen las patatas, en el vaso de la batidora monto una mayonesa con huevo, sal y aceite de oliva. Reservo.

Tenemos preparadas unas gambas peladas, almejas e incluso una colita de rape o un filete de rosada y 10 minutos antes de apagar los agrego para que cuezan. Cuando está listo lo apagamos y retiramos el pimiento)

Esperamos que entibie y le vamos añadiendo poco a poco la mayonesa, para que no se corte, removiendo bien (a mí me gusta echarle un chorrito de vino blanco, como reminiscencias de la famosa sopa viña AB). Rectificamos de sal y listo.

Yo os la presento solo con patatas y gambas, que es como gusta más en casa, aunque a veces, también le añado arroz en la cocción; el color del gazpachuelo es blanco, pero las pintitas naranjas que se ven son de haber cocido las cáscaras de la gambas. Aún así, está deliciosa.

domingo, 17 de octubre de 2010

CAPRICHO #135: Bizcocho de mármol


Aquí va otra receta más de un puente que resultó muy dulcero: Bizcocho de mármol. Aproveché que hice la torta de aceite para probar a hacer por primera vez un bizcocho que ya había probado elaborado industrialmente. Las comparaciones sí que resultan odiosas, a la vista estuvo que el mío salió mucho más rico, por lo poco que duró.

Para empezar, batí las yemas de 3 huevos grandes (4 si fueran pequeños) con 150 grs. de azúcar hasta que quedó una consistencia cremosa, añadí 150 grs. de harina y 1 sobre de levadura, tamizadas. Seguí removiendo bien. Después agregué las claras de los huevos al punto de nieve y seguí mezclando bien.
Una vez que la masa estuvo lista hice dos partes, una más grande que otra, y en la más pequeña añadí 150 grs. de chocolate fondant (Nestlé coberturas), derretidos con 150 grs. de mantequilla, al baño María. Removí para que mezclara bien.

Una vez listas las dos masas, unté un molde de plumcake con mantequilla y espolvoreé harina. Eché la mezcla amarilla procurando cubrir el fondo y las paredes, después, en el centro y despacito, añadí la mezcla con chocolate y terminé cubriendo con el resto de la amarilla.
Metí en el horno, precalentado a 180º, hasta que la aguja salió limpia.

miércoles, 13 de octubre de 2010

CAPRICHO #134: Torta de aceite

Este puente ha dado para mucho en el plano culinario: entre que el tiempo no ha acompañado para salir por ahí y el ordenador estaba de formateo, he dado rienda suelta al gusanillo y han caído unas cuantas recetas que tenía pendientes de hacer por primera vez.

Esta que os presento es un dulce muy típico de Casabermeja, el primer pueblo que nos encontramos al salir de Málaga, dirección norte, y que descubrí por primera vez hace ya años. El pueblo está tan solo a 20 km. de la capital y por eso, muchos de los que se vinieron a vivir a la ciudad, habitan en Ciudad Jardín, en las barriadas al norte de Málaga (Las Flores, Parque del Sur, Mangas Verdes, Cortijillo Bazán, Hacienda Los Montes, Jardín de Málaga y Alegría de la Huerta), de hecho, mis suegros son de allí.

Lo que más me llamó la atención de este dulce es la ocasión en que se compra: siempre que había ,y hay todavía, una misa de difuntos en el pueblo, todos los que suben de Málaga, para la vuelta se traían bien un bizcocho, bien esta riquísima torta de aceite. Suena algo sarcástico, pero el obrador del pueblo hace su agosto cuando se muere alguien de allí. Sí, todo el año hay bizcocho y torta, pero esos días, la hornada es más intensa, paradojas de la vida.

Como a mi marido le encanta (yo le tiro más al bizcocho), quise sorprenderle con una, y ya desde que el olorcillo empezó a propagarse por toda la casa, supimos que el éxito había sido rotundo. Es superfácil de hacer, así que ahí va la receta:

En una sartén, calentamos 1 taza de aceite de oliva y freímos la cáscara de un limón. Cuando empiece a humear el aceite, retiramos la cáscara, añadimos una cucharada de matalahúva, apagamos y retiramos para que se enfríe.

En un recipiente hondo vamos mezclando 2 huevos, 1 taza de azúcar, el aceite ya frío con la matalahúva, 1 taza de leche, 3 tazas de harina y 2 cucharadas rasas de levadura. Cuando todo esté bien mezclando lo volcamos en un recipiente para el horno que sea bajito ya que la torta no debe de subir, tiene que quedar bajita (yo utilice papel de horno y luego salió muy bien).

Agregamos por encima, azúcar para que haga costra, ajonjolí y un buen puñado de almendras fritas enteras que iremos hincando para que queden incrustadas. La metemos en el horno a 180 º hasta que la aguja salga seca. Después, le damos un poquitín de grill para que se dore y lista. Aquí en la foto veis lo bonita que me ha salido.

martes, 12 de octubre de 2010

CAPRICHO #133: Tosta de los Montes




A todos aquellos que visitéis Málaga, no perdáis la ocasión de subir por la Carretera de los Montes y parar en alguna de las ventas que encontraréis a vuestro paso, como la de los Tres Cincos, la del Boticario, la del Mirador, Trepaollas,…y, para comer, no dudéis en pedir un buen Plato de los Montes; os aseguro que no os vais a quedar con hambre, ya que el plato es, sencillamente, contundente: un taco de lomo en manteca, un chorizo, un pimiento y un huevo fritos, acompañados de patatas fritas y regado todo con un buen vaso de vino dulce y un plato de aceitunas partidas. ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo? Os prometo que después sólo queda sitio para un café bien calentito. En homenaje a este plato de mi tierra he preparado esta receta con la que me presento al concurso “Tapas, Pinchos y Montaditos” organizado por Elena en su Salsa, y patrocinado por Més del Passeig y Pasteles de Barcelona, espero que os guste: Tosta de los Montes.


Para empezar, preparé un paté de chorizo, con los siguientes ingredientes:


- 1 chorizo fresco (pesó 70 grs.)
- Queso para fundir (el mismo peso que el chorizo, yo utilicé 3 lonchas)
- 3 cucharadas de mayonesa


En el vaso de la batidora, lo trituré todo junto hasta que tomó consistencia de paté (como el chorizo soltó grasilla, dejé que escurriera un poco). Me salió como un bol bien grandecito.


Después hice pimientos verdes confitados:


- 1 pimiento verde carnoso (pesó 200 grs.)
- 100 grs. de azúcar
- 100 grs. de agua
- 40 grs. de vinagre de jerez


Troceé el pimiento muy chiquito y lo eché a una sartén con el resto de los ingredientes, cocinando destapado, a fuego fuerte y removiendo de vez en cuando hasta que evaporó casi todo el líquido. Me salió otro bol.

Tenía preparadas unas rodajas de lomo embuchado e hice unos huevos de codorniz fritos.


Ya sólo quedaba montar la tosta: Tosté una rebanadita de pan rústico, le unté el paté de chorizo, encima los pimientos confitados y adorné con los huevos de codorniz fritos y el lomo embuchado. En casa, nos encantó, espero que a vosotros también. Animaros también a participar en el concurso, los premios son estupendos y el blog de Elena una auténtica delicia.


lunes, 11 de octubre de 2010

ANTOJO #1




Aunque también podría considerarse capricho. Inconformista por naturaleza, me gusta cambiar las cosas de sitio, y en casa, los vuelvo locos a todos. Lo mismo me pasa con mis blogs, me encanta cambiarles el diseño aunque intento que permanezca su esencia. Así que se me ocurrió cambiar la cabecera y se la quiero dedicar a las dos personas que me han ayudado a hacerlo: a Itzi (miotraella) y a Tsufuru por el fanart que me ha diseñado (aunque yo insista en que es "fun art"), la primera por ser tan buena fotógrafa como cocinera y al segundo, aparte de ser mi hijo, porque ya se le nota la vocación. A los dos, muchísimas gracias.

viernes, 8 de octubre de 2010

CAPRICHO #132: pulpo a la gallega


Uno de mis sueños es poder ir a Galicia, y si Dios quiere, el día que mi sueño se haga realidad no me vengo sin probar los mejillones y el pulpo a la gallega.

Hace unos días, Gupanla publicó un pulpa a feira que quitaba el sentido y desde entonces ando con el antojo, así que me fui a mi pescadero de confianza (además de verdad, porque nos conocemos desde niños, ya que su hermana y yo somos amigas desde hace más de treinta años) y me ofreció un pulpo congelado ya cocido y cortado que sólo he tenido que descongelar, con un punto óptimo de sal y ni chispita de duro. Lo auténtico hubiera sido comprarlo fresco y haberlo cocido personalmente, pero eso tiene una tarea que para qué, así que lo único que hice fue cocer unas patatas peladas y enteras. Una vez cocidas las corté en rodajas y las dispuse en el centro del plato, a los lados coloqué el pulpo, espolvoreé sal gorda y pimentón dulce (andan los estómagos algo delicados para el pique) y regué con aceite de oliva. Tengo la tabla redonda de madera pero quise copiar una foto del libro “Pintxos y tapas” de Karlos Arguiñano.

miércoles, 6 de octubre de 2010

CAPRICHO #131: Ragú de cazón y brócoli



Había escuchado hablar del ragú, y no sabía exactamente lo que era. Se trata de un guiso italiano en el que la carne se guisa en sus propios jugos, aunque también he descubierto que se puede hacer con pescado; así, con la ayuda de un libro de cocina, he preparado mi primer ragú de cazón y brócoli, y el resultado ha sido muy satisfactorio. Sirve como plato único y está muy sabroso.


Para empezar, en una cazuela derretí 2 cucharadas de mantequilla con un chorrito de aceite y añadí una cebolla fresca mediana muy picadita que glaseé. Después le añadí 1 zanahoria cortada en rodajitas y brócoli cortado en trozos no muy grandes. Rehogué la verdura, no moviendo mucho para no desbaratar el brócoli.


Pelé una patata medianita y la corté en daditos, la añadí al guiso así como ¼ l. de caldo de verdura. Llevé a ebullición y condimenté con sal, pimienta y tomillo. Añadí un vasito de vino blanco (mejor si es seco) y ½ brick de nata y dejé cocer a fuego lento hasta que las patatas estuvieron tiernas.


Entretanto, enjuagué unos tacos de cazón, los regué con zumo de limón y salpimenté. Los añadí al guiso y dejé cocer unos 10 minutos más para que se hiciera. Para terminar, espolvoreé con eneldo (mejor si es fresco).


Las medidas eran para dos personas, ya que los niños no se atrevieron a probarlo, ellos se lo perdieron.

martes, 5 de octubre de 2010

CAPRICHO #130: Tosta de revuelto de setas y queso



Este fue un caprichito de la noche del sábado, que generalmente suele ser de tapeillo y de inventar caprichos para saborear: Tosta de revuelto de setas y queso.




Es tan fácil de hacer como sofreir unas setitas cortadas en tiras con ajito, sal y pimienta. Cuando están listas, añadirles el huevo y revolver hasta que se cuaje. Después lo colocamos sobre una rebanada de pan tostado y colocamos encima unas cuñita de queso manchego que derretimos en el grill, y listo.

lunes, 4 de octubre de 2010

CAPRICHO #129: Mejillones en fritada


Este sábado pasado compré un kilo de mejillones en el mercado, para cocerlos. Pero cuando lo hice, será que el mes tiene erre, pero no salieron muy bonitos que digamos, más bien, escuchimizados. Con los que tenían mejor presencia hice esta receta de Karlos Arguiñano, los otros me los fui comiendo mientras cocinaba: mejillones en fritada.

Para empezar, limpié los mejillones de barbas y adherencias y los puse en una olla, con un vaso de vino blanco, el zumo de un limón y éste mismo, estrujado. Tapé y cocí hasta que se abrieron. Después les fui quitando una de las conchas y colocándo en el plato de servir.

Para la fritada, piqué muy finito, media cebolla, dos dientes de ajo, un tomate en daditos y un pimiento verde en tirillas finitas. Empecé a sofreír la cebolla y el ajo, salpimenté, después añadí el pimiento, a continuación, el tomate (también añadí un poco de salsa de tomate y una cucharadita de azúcar para restar acidez). Rehogué todo muy bien y cuando estuvo listo, añadí un vasito de brandy y flambeé (con el extractor apagado, por aquello de no quedarme sin pestañas).

Fuí cubriendo los mejilones con la fritada y ¡a comer!

domingo, 3 de octubre de 2010

CAPRICHO #128: Montaditos de berenjena y gulas



¡Marchando otra de berenjenas! Y es que no se acaban, mira que las compré grandes. Esta vez se me ocurrió hacer una receta del libro "Pintxos y tapas" que me regaló mi marido hace unos años; la receta original es con calabacín, pero como lo que tenía era, por supuesto, berenjena, pues pensé "a ver que tal". El resultado valió la pena: montaditos de berenjena y gulas.


Para empezar, enjuagué la berenjena y la corté en rodajas de medio centímetro aproximadamente. Las coloqué sobre papel absorvente y las salé para que fueran soltando el agua. Después las pasé por harina y huevo y las freí. Las puse a escurrir de nuevo sobre papel absorvente.


Tenía una latita de gulas que calenté en una sartén. Despues, en una rustidera, fuí haciendo los montaditos: primero, una rodaja de berejena, encima una capa de gulas, después, otra rodaja de berenjena y por último, otra vez gulas. Coloqué encima queso emmental rallado y gratiné en el horno hasta que se derritió el queso. Rico, rico.