jueves, 30 de septiembre de 2010

CAPRICHO #127: Berenjenas fritas



Todavía recuerdo mis primeras berenjenas fritas,...y me da repelús; de aquello hace ya más de quince años y también recuerdo los ardores que provocaron, de lo aceitosas que me salieron. Desde entonces, cuando salimos a comer por ahí, suelo pedirlas, sencillamente, por no hacerlas yo, pero hoy me he armado de valor, he cruzado los dedos y me he puesto manos a la obra. Las he cortado lo más finitas que he podido y las he tenido sumergidas en agua con sal un ratazo; después las he escurrido y secado bien sobre papel de cocina, las he salado un pelín, las he pasado por harina y las he frito en abundante aceite caliente. El resultado, rico; no han salido como en un restaurante, pero con la miel de caña lo hemos disimulado. Y no hemos tenido que tirar del Almax. Si alguien sabe el truco para que salgan de lujo, por favor, que me lo diga.

lunes, 27 de septiembre de 2010

CAPRICHO #126: Crackers de lomo con pistachos



En casa tenemos la costumbre de aprovechar las ofertas en la carnicería y la charcutería, así, además de ahorrarnos un dinerito en la compra (sobre ahora en estos tiempos tan ajustados), me libro de ir todos los días a comprar, con el consiguiente tiempo que puedo dedicar a otros menesteres. Cuando compro verduras para el puchero, lo hago en cantidad: apio, puerro, nabo, zanahorias. Una buena cantidad de todas ellas; me puedo tirar toda la mañana picando, pero luego voy embolsando y congelando y cuando llega el día, sólo tengo que tirar de congelador. Lo mismo me pasa con el jamón cocido, mortadela, salchichón y chorizo. Compro por medios o kilos enteros, luego voy haciendo paquetes con film transparente, con las lonchas que consumimos de una sola vez y ¡hala!, al congelador. Y con la pechuga de pollo, la carne picada de cerdo o la cinta de lomo hago lo mismo, compro cantidades grandes, además de mucho huevo y me puedo pasar toda la tarde empanando filetes o haciendo albóndigas.


Este fin de semana fue una de estas veces, todo el sábado por la tarde me lo pasé metida entre harina, huevo y pan rallado, empana que te empana y tras terminar, gracias a Dios, quedó un trozo de cinta de lomo que costaba ya sacarle los filetes así que lo corté en trocitos gruesos e improvisé para la cena estos ricos crackers de lomo con pistachos (¡sí, sí, todavía me quedaban crackers!).


Son muy fáciles de hacer, sólo hay que pasar la carne por la sartén con un poco de aceite, salar un poquitín y dejar que se doren. Después se colocan sobre los crackers y por encima se les añade pistachos picados. Por último, se riega con un poquito de vinagreta de aceite de oliva y vinagre balsámico.

CAPRICHO #125: Lagrimitas de pollo al estilo crunch



Como era natural, mis hijos no quisieron probar las berenjenas a la mallorquina, así que curándome en salud, les tenía unas lagrimitas de pollo al estilo crunch para que no protestaran (el día menos pensado salen cacareando)


¿Qué son los lagrimitas de pollo al estilo crunch? Pues las lagrimitas de toda la vida: tiras de pechuga de pollo que dejo toda la noche anterior macerando con perejil, ajitos picados y leche. Antes de empanarlas, les escurro bien el líquido y las salo un pelín. Después las voy pasando por harina, huevo y…¡kikos triturados! Este truco se lo vi hacer a Darío Barros en un programa de televisión. Las lagrimitas quedan crujientes y muy tiesesitas. Y a los niños les encantaron, acompañadas ¡cómo no! de patatas fritas.

domingo, 26 de septiembre de 2010

CAPRICHO #124: Berenjenas a la mallorquina



El otro día, en la frutería compré berenjenas para hacer un pisto y eran tan descomunales de tamaño que me decidí, además del pisto, a intentar hacer unas berenjenas a la mallorquina que tengo en un libro de cocina, pero como la receta era un pelín tareosa de hacer, pues, como suele pasarme, la hice a mi modo.


Para empezar, corté en daditos una berenjena enorme y la dejé en un escurridor para que sudara, con un poquito de sal, durante una media hora. Después la enjuagué y sequé.


En una sartén con aceite caliente, sofreí 1 cebolla y 2 dientes de ajo muy picaditos, añadí un tomate ralladito y una cucharadita de azúcar. Cuando estaba casi hecho añadí la berenjena y seguí removiendo; rectifiqué de sal y lo fui pochando. Cuando estaba casi hecha añadí un huevo duro picado y dos cucharadas de sobrasada. Removí hasta que ligó bien y aparté del fuego.


A continuación en un cazo con una cucharada de mantequilla rehogué una cucharada de harina fina y le fui añadiendo poco a poco 1 vaso y medio de leche calentita, removiendo con las varillas para que no quedaran grumos; añadí sal, pimienta negra molida y nuez moscada y dejé que espesara un poco, siempre a fuego suave para no quemar la harina.


Luego, en unas cazuelitas de barro, coloqué, primero el sofrito de verduras, encima la bechamel y por último, queso grana padano rallado. Gratiné en el horno hasta que se doró la superficie.

sábado, 25 de septiembre de 2010

CAPRICHO #123: Almejas a la marinera



Hoy es el día del pescado en casa, así que, entre otras cosillas, he preparado unas almejas a la marinera que estaban para mojar pan.


Para empezar, en una sartén con aceite de oliva calentito he puesto a sofreír media cebolla bien picadita (tenía que ser cebolleta, pero como ahora no es tiempo) y 2 dientes de ajo también muy picaditos. Cuando estaban doraditos he añadido una cucharadita de harina y la he rehogado. Después he añadido un vaso de vino blanco y ½ kg. de almejas (que previamente había tenido en agua con sal gorda alrededor de dos horas). He removido para que se fueran abriendo las almejas y una vez listas, les he espolvoreado perejil. Las he servido en el plato y ¡al ataque!

viernes, 24 de septiembre de 2010

CAPRICHO #122: Hamburguesas



Harta de comprar hamburguesas que encogen al cocinarlas o de escuchar a mis hijos decir "Mamá, éstas no nos gustan porque pican mucho", me decidí a hacerlas yo personalmente. Así que me fuí a la carnicería y compré 1 kg. de jamón de cerdo, que me picaron en el instante. Ya en casa, a la carne le añadí 1 cebolla sofrita que había picado pequeñita previamente, sal, pimienta, 1 huevo y pan rallado. Amasé todo muy bien e hice bolas gordas que luego fuí aplastando con un plato para darles la forma, les envolví en film transparente y las congelé. Salieron 9 bien grandecitas. Y la carne era excelente, porque ya las hemos probado y no han menguado nada de nada; la receta no puede ser más simple y cotidiana: cocinadas a la plancha, con su lechuga, su mayonesa (el ketchup y la mostaza no son sabores predilectos en mi casa), pepinillos picados, queso y tomate en rodajas, y dentro de unos bollitos con sésamo, estaban tan ricas y tan bonitas que no pude resistirme a hacerles una foto.

jueves, 23 de septiembre de 2010

CAPRICHO #121: Crackers de champiñón y queso

¡Marchando otra de crackers! Esta explicación es tan corta como el tiempo que duró la tapa en el plato. Ya dije en el capricho anterior que me sobró relleno de los champiñones a mogollón y pensé: "¿Ahora qué hago yo con esto? La solución: coloqué el relleno sobre estas galletitas tan ricas y les puse por encima un poquito de mozarella. Un minutillo en el microondas para que se derritiera el queso y ¡a comer estos deliciosos crackers de champiñón y queso!

martes, 21 de septiembre de 2010

CAPRICHO #120: Pincho de champiñón rebozado



Llevaba tiempo queriendo hacer esta receta, y este fin de semana fue el momento de ponerla en práctica, el resultado, delicioso, menos mal, porque era un poquito tareosa de hacer: Pincho de champiñón rebozado.


Para empezar, compré una bandejita de champiñones, los limpié bien y separé los sombreretes de los pies. Reservé los primeros y piqué los segundos, muy pequeñitos, además de cebolla, ajo, puerro y jamón serrano. Las cantidades las hice a ojo (así luego pasó lo que pasó). Rehogué todo junto en una sartén con aceite y mantequilla. Reservé.


A continuación, preparé una bechamel: en un cazo con mantequilla derretida, rehogué una cucharada de harina y fuí añadiéndole leche tibia (1/2 lt.), poco a poco, removiendo para deshacer los grumos, añadí una pizca de sal, nuez moscada y pimienta. Cuando espesó al punto que quería, aparté del fuego.


Separé la bechamel en dos partes: la primera se la añadí al sofrito de verduras y jamón y con esta mezcla rellené los sombreretes, uniéndolos de dos en dos, pinchando con un palillo. Con la otra bechamel, rebocé los pinchos y dejé enfriar.


Una vez fríos, los pasé por huevo batido y pan rallado y los freí en abundante aceite caliente. Dejé escurrir sobre papel de cocina antes de servir.


Como siempre me suele ocurrir, que me pierde la vista, me salió relleno para el doble de sombreretes de los que tenía, así que se me ocurrió una tapa para otro capricho que ya enseñaré.


domingo, 19 de septiembre de 2010

CAPRICHO #119: Crackers de queso fresco y anchoas



"¿Hace una tapa?" le dije a mi marido este mediodía. Todavía faltaba para la hora de comer y como había desayunado temprano, tenía cierto revoloteo en el estómago, así que abrí el frigorífico a ver que tenía e improvisé estos crackers de queso fresco y anchoas. ¡Hay que ver lo que dan estas galletas de si!

Sobre unas galletitas tipo crackers dispuse un trocito de queso fresco tipo Burgos y encima una anchoa, completé el plato con aceitunas negras (que también podría haberlas puesto abrazadas por las anchoas). Para acompañar una cervecita fresquita, esta vez, una A.K.Damm, al estilo alsaciano.

sábado, 18 de septiembre de 2010

CAPRICHO #118: Bolitas de patatas rellenas de espinacas



Bueno, por fin he podido solucionar el haberme quedado sin ordenador por culpa de corte súbito de suministro eléctrico. El ordenador hay que arreglarlo pero he podido rescatar las fotografías que tenía guardadas.


Y es que esta receta ha sido un caos desde el principio de su elaboración, aunque el resultado, al final, valió la pena: bolitas de patata rellenas de espinacas.


Para empezar, pelé y corté ½ kg. de patatas y las puse a cocer con agua fría hasta que estuvieron tiernas. Las escurrí e hice puré. A continuación, añadí al puré ½ litro de leche (¡cuidado!), y 1 cucharada de mantequilla y removí hasta que quedó fino. Añadí un sobre de queso emmental rallado, volví a mezclar bien y reservé.


En una sartén con aceite, sofreí ½ cebolla muy picadita y le añadí ¼ de espinacas picadas (las usé congeladas), añadí un poco de sal.


Añadí este salteado al puré y removí con una espátula para mezclar bien. Salé al gusto. Dejé que se enfriara y después fui formando bolitas que pasé por harina, huevo y pan rallado.


Dije lo del caos porque salió masa para todos los vecinos, y más bien blandita, tenía que haber echado la leche poco a poco hasta ver que la masa quedaba más bien durita. La próxima vez usaré menos leche.


Freí las bolitas hasta dorarlas y las saqué sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Emplaté y las serví como tapa.

sábado, 11 de septiembre de 2010

CAPRICHO #117: Boquerones empanados



Hoy, como es sábado, toca pescado, así que compré unos boquerones estupendos, bastante grandecitos, y de excelente sabor y se me ocurrió hacerlos de una forma distinta a las habituales: fritos en manojitos, abiertos al limón, en vinagre,... Me pregunté: ¿Qué tal si hago boquerones empanados? Y me puse manos a la obra.


Lo primero, limpiar bien el pescado: fuera tripas y raspas, enjuagarlos bien y dejar que escurran.


Despues, salarlos, pasarlos por harina, huevo y pan rallado.


En una sartén con aceite bien caliente, los fuí friendo y dejando escurrir el aceite sobre papel absorvente. Quedaron muy ricos, tiecesitos, tiecesitos, aunque la próxima vez los dejaré un rato macerar en zumo de limón para darle un puntillo de sabor más fuerte.

viernes, 10 de septiembre de 2010

CAPRICHO #116: Brownie 2.0 (Alcantarisa)



Hace unos días, visitando el blog de Alcantarisa, literalmente se me cayó la baba al ver su Brownie 2.0. Como todos sus platos, espectacular, y muy fácil de hacer. Como en casa somos unos viciosos del chocolate no pude resistirme a preparar uno, a pesar de que mi horno, claramente, se me subleva. Así que crucé los dedos y me puse manos a la obra.


Os transcribo literalmente la receta:


Ingredientes:


120 grs. de harina
175 grs. de chocolate negro (Nestlé postres)
250 grs. de azúcar
3 huevos
180 grs. de mantequilla
10-12 nueces
Preparación:


En un cazo, ponemos a fundir al baño maría la mantequilla con el chocolate, a fuego lento, y mezclando hasta que esté desecho, y bien integrado. Cuando esté fundido, retiramos del fuego y reservamos.


Aparte, en un bol, batimos los huevos y el azúcar con unas varilla; para ello, ponemos el azúcar en el bol y vamos incorporando los huevos uno a uno, no agregando el siguiente hasta que el anterior no esté totalmente integrado.


Añadimos la mezcla de chocolate-mantequilla y volvemos a batir hasta que se integren bien.
Por último, incorporamos la harina, y volvemos a batir, despacio, hasta que no queden grumos.
Forramos un molde con papel de horno (así evitamos untarlo con mantequilla y es superpráctico, pues apenas ensucia el molde) y vertemos la mezcla.


Picamos unas nueces y las ponemos por encima de la mezcla y revolvemos con una cuchara para que se mezcle bien (yo sólo las puse por encima porque a mi hijo le produce una especie de alergia y así las retira antes de comer)


Metemos al horno precalentado a 170º durante 45-50 min. modo pastel, con calor arriba y abajo, así queda en la parte superior una costra finita, que el que quiera se la puede quitar pero Isabel recomienda que no porque es una pasada el contraste entre el crujiente de arriba y lo jugoso del interior. Además recomienda colocarlo, más o menos, a media altura, intentando que la cocción sea uniforme (como mi horno peta si lo pongo así sólo pude ponerlo con la parte de abajo y después, con el grill le di un poquitín para que no se quemara).


Pasado el tiempo de horneado, pinchamos con un palillo para comprobar la cocción, si sale seco, está listo. Es normal que os pueda salir alguna gotita densa de chocolate.


Una vez frío y desmoldado, se cortan una cuñitas, yo lo acompañé de helado de limón y sirope de chocolate, lo ideal hubiera sido de naranja, pero no tenía.


Esta divino, y por eso sólo puedo decir: ¡Muchas gracias, Isabel!

jueves, 9 de septiembre de 2010

CAPRICHO #115: Hojaldre de pollo y queso de cabra con verduras



Esta receta la saqué de una revista hace tiempo, y ya la he hecho varias veces. Es muy fácil de hacer, nutritiva y de esas que destacan en una fiesta: hojaldre de pollo y queso de cabra con verduras.


Para empezar, se pica 1 puerro en aros, 1 calabacín grande en daditos y 2 ó 3 dientes de ajo laminados.


En una sartén con aceite se van haciendo las verduras. Una vez listas se añade 1 pechuga de pollo cortada en daditos, se salpimenta y se rehoga bien. Terminado el sofrito, dejar enfriar un poco.


Mientras tanto, se extiende una lámina de hojaldre (yo la usé congelada), y se coloca todo el sofrito encima, después se echa por encima queso de cabra desmenuzado, se cierra y se pincela con huevo batido.


Se mete en el horno, precalentado a 200º y se hornea hasta que esté lista.


Es un plato muy resultón aunque, esta vez, la masa no me subió como otras veces, y quedó un poco feilla.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

CAPRICHO #114: Gambones al coñac



Hoy es fiesta en Málaga, es el día de nuestra patrona, la Virgen de la Victoria. Y por eso, para el almuerzo de hoy he preparado un primer plato más especial: Gambones al coñac.


Aprovechando que en el super estaban de oferta, compré ayer un kilito de gambones y quise prepararlos con esta receta que bajé de internet hace tiempo. Ha resultado una sorpresa muy agradable, sobre todo, la salsilla, que está de toma pan y moja.


Para empezar pelé los gambones dejándoles la cabeza, aunque mi primera intención fue embrochetarlos pero me sucumbió el deseo de chuparles las cabezas.


Los coloqué en un recipiente, los salpimenté (la pimienta, blanca) y los regué con coñac, dejándolos macerar unas dos horas.


Pasadas las dos horas, en una sartén con aceite caliente los fuí haciendo, les dí la vuelta con cuidado de no romperlos, los cubrí con una picada de ajos y perejil y cuando estuvieron hechos, les añadí el coñac de la maceración, tapé y dejé que cocieran 1 minuto. El resultado, el que véis; la presentación un poco churri, porque en la foto lo que se ve más son las cabezas, pero el sabor, de rechupete, os lo juro.


¡Ah! Se me olvidaba, ¡felicidades a todas las Victorias, Vitos, Vickys,...que pasais por aquí!

martes, 7 de septiembre de 2010

CAPRICHO #113: caballa a la cerveza con aceitunas, pepinillos y alcaparras



La caballa es uno de nuestros pescados favoritos y en casa les encanta comerla a la plancha pero esta vez quise probar algo diferente, a ver que tal y el resultado fue exquisito: caballa a la cerveza con aceitunas, pepinillos y alcaparras.


Para empezar, piqué un buen puñado de aceitunas sin hueso y unos pepinillos en vinagre en rodajitas; además escurrí unas poquitas de alcaparras.


En una sartén sofreí una cebolla cortada en juliana, cuando estuve lista añadí una rama de apio muy picadita y las aceitunas, pepinillos y alcaparras.


Removí hasta que el apio se puso blanco, siempre a fuego suave. Añadí una cucharadita de azúcar para matar la acidez, removí un pelín y puse los filetes de caballa sin espinas, salpimentados y con la piel hacia arriba.


Añadí cerveza hasta casi cubrir y deje que cociera unos diez minutos, vigilando para que no se quedara seco.

CAPRICHO #112: Higos frescos en mousse de vino



Es tiempo de higos, hay en todos los puestos del mercado y es que están de vicio, es empezar y no parar. En casa siempre hay cachondeo a la hora de comerlos porque me resisto a hacerlo al estilo “cateto”, es decir, abrirlos en cuatro gajos, observar y si no hay intrusos, comer. Y la razón no es otra que, observando todas las puntitas blanquitas, me parece que todas se mueven, así que yo los pelo por fuera y ¡a la boca! que lo que no mata, engorda.


Descubrí esta receta en una colección de libros de cocina que compramos hace años, del Círculo de Lectores, que se titula “Elige tu menú” y cada tomo es diferente: cocina rápida, internacional, tradicional, con microondas,… así hasta nueve tomos. Ha resultado una sorpresa, y queda como muy glamorosa: Higos frescos en mousse de vino.


Para empezar, en un cazo, batí 2 yemas de huevo con 5 cucharadas soperas de azúcar hasta que obtuve una masa cremosa de color amarillito. Coloqué el cazo al Baño María, a fuego suave (vigilando para que no estuviera muy caliente y que no se cortaran las yemas). Seguí batiendo y fui añadiendo en hilillo el zumo de medio limón; después añadí un vaso de vino tinto (la receta original era con Jerez, pero como no tenía…) y seguí batiendo sin parar hasta que se formó una salsa espumosa espesa.


Una vez lista la mousse, la vertí en unos platos hondos y coloqué encima los higos, pelados y abiertos por la mitad. Decoré con hojitas de hierbabuena (porque no tenía menta). Los metí en el frigorífico para enfriar hasta la hora de comer.

domingo, 5 de septiembre de 2010

CAPRICHO #111: Ensalada de melón



Hoy ha sido un día de improvisaciones. Tenía ya planteada la paella con el arroz rehogado, cuando aumentó el número de comensales. La solución: una ensalada de melón para matar el hambre y después repartir la paella de la mejor manera posible. ¡Menos mal que el almuerzo se ha resuelto bastante bien!


Los ingredientes son:


Melón cortado en daditos

Cebolla cortada en juliana

Pimientos de piquillo en tirillas

Anchoas

Sal, aceite de oliva y vinagre de manzana para el aliño


Las cantidades, a la elección de quien la prepara, el resultado, divino, la mezcla entre dulce y salado, espectacular. Se la quiero dedicar a mi vecina y amiga Ana, que fue quien me dio la receta.

sábado, 4 de septiembre de 2010

CAPRICHO #110: Salchichas frescas de pollo al vino blanco



De pequeña, yo no era mala para comer, al contrario, aunque sí había algunos platos a los que me resistía como la cazuela de fideos con almejas o los callos. Y mi marido tampoco era delicado. Yo no sé entonces a quién han salido mis hijos, que son unos melindrosos y ha hecho falta un campamento de verano para que descubrieran cuántas cosas se estaban perdiendo como estas salchichas frescas de pollo al vino blanco.


Es un plato de toda la vida y no tiene misterio alguno, y su elaboración, vaya, no puede ser más fácil: en una sartén ponemos a dorar unos pocos de dientes de ajo laminados, cuando empiezan a dorarse, añadimos las salchichas y seguimos sofriendo a fuego lento. Conviene pincharlas por varios puntos para que se hagan bien. Se les va dando vueltas para que doren uniformemente y cuando están listas se añade un buen vaso de vino y a cocer, que vaya haciéndose la salsilla.


Viendo la foto cualquiera puede pensar que soy un poco tacaña, pero es que la foto engaña: las salchichas eran bastante grandes y no encogieron al hacerse porque estaban prietas, prietas. Las acompañé con arroz blanco cocido y rehogado con un diente de ajo, y lo regué con la salsilla y los ajitos fritos.

viernes, 3 de septiembre de 2010

CAPRICHO #109: Tortitas de patatas especiadas


A veces, una se arriesga a cocinar recetas nuevas para una ocasión que surge repentina y pueden pasar dos cosas: o que te salga un churro, y a ver, ¿cómo lo arreglas? o tienes suerte (como me pasó con el capricho #106).

Para curarme en salud, hoy probé a cocinar una receta de Carmen, de su blog El rincón de mami: tortitas de patatas especiadas, con la idea de añadirlas al menú de la próxima reunión de amigos que caiga. ¿Qué puedo decir? ¡Muchas gracias, Carmen! Son facilísimas de hacer, y para colmo, están divinas. No ha sobrado ni una. Eso sí, ya verás en la foto que no me han quedado como a tí, ¡las mías parecen tortillitas de camarones!

Pero bueno, transcribo tu receta tal y como la posteaste, yo utilicé sólo la mitad de las cantidades, porque no sabía cuántas me iban a salir, y al final, fueron unas 12. Las acompañé de pimientos fritos, que mi marido tenía antojo.

Ingredientes:

1 kg de patatas.
2 lonchas de jamón serrano en trocitos
1 cebolla picada.
1/2 cucharadita de pimentón.
una pizca de nuez moscada.
1 cucharada de harina- yo le eché más harina, -
aceite.

Pela y lava bien las patatas y pásalas por un rallador de orificios gruesos y déjalas unos minutos en remojo en agua fría.

Escúrrelas con las manos, apretando bien y sécalas con un paño.

Sazona y mezcla con la cebolla muy picada, la harina, el pimentón y la nuez moscada.

Echa también el jamón muy picadito

Calienta, dos cucharadas de aceite y añade una proción de la mezcla.

Aplástala con un tenedor, para darle forma de tortita y deja que se haga 4 minutos; dale la vuelta y deja hacer otros 4 minutos por el otro lado. Debe quedar doradita.

Retira , escurre en papel de cocina y sigue hasta acabar la mezcla.